jueves, 5 de diciembre de 2013

Mi primera expo: Aquellas postales de navidad

Reconozco abiertamente que me gusta la navidad, en especial enviar y recibir felicitaciones por correo postal. Es una costumbre que tengo interiorizada desde muy pequeña, con algunas interrupciones (tal y como podéis leer aquí) y que, desgraciadamente, se está "perdiendo" con la irrupción de las nuevas tecnologías.
Estaréis de acuerdo conmigo en que escribir y enviar una postal tiene un valor añadido que los otros medios no contemplan.
Sé que mi testimonio no cambiará la consciencia colectiva a la hora de felicitar las fiestas, pero quizás empezando por pequeños actos, individuales, podemos contribuir a recuperar una tradición que no debería perderse.
Os presento, pues, mi pequeño granito de arena:
Podréis ver los originales en directo en esta mini exposición que el jueves 19 de diciembre tendrá lugar en la tienda Cute and Crafts de Santa Coloma de Gramanet a partir de las 20h
También las podrás adquirir directamente en la fira de Nadal de Poblenou (14 de diciembre) y en Art&Vintage Vallés de Barberá del Vallés (21 de diciembre).

Asímismo, en el álbum titulado Xmas market de mi página de facebook podrás consultar los modelos disponibles y si te interesa alguno, me lo puedes pedir a través de correo electrónico escribiendo a cucatraca@gmail.com

Os comparto estos enlaces de otras compañeras que también, de manera individual y sin saberlo (no, no nos hemos puesto de acuerdo), se han sumado a esta iniciativa de recuperar la tradición de enviar postales por navidad:

Os enseño este intercambio de postales navideñas entre Gabriela Papers y Cucatraca. La admiración era taaaan mútua que cuando veáis sus postales comprenderéis por qué le pedí este particular "trueque".
Me niego a usarlas. Son taaaan bonitas...


WakaPaka

Mesalen alas NEW!
¡Por fin me llegó mi felicitación de navidad de la campaña "Salvar a un Christmas"! Creo que estaréis de acuerdo conmigo en que me ha tocado la mano más habilidosa de la península. Esta preciosidad es obra de Míriam de Hecho a mano y por si fuera poco, vino acompañada de un regalito navideño que me encantó. Tanto la postal como el broche que llegó por correo postal es handmade total. Fijaos en el uso tan original e inteligente de los materiales: cápsulas de cupcakes, washi tapes variados, incluído el dorado, la mini troqueladora en forma de estrella, la troqueladora de redondear cantos... hasta en la tipografía Míriam tuvo la paciencia de esbozarla a lápiz antes de pasarla a tinta después...
Quizás es deformación profesional pero me fijo mucho en todos estos detalles ;-)
¿Qué puedo decir? Estoy encantada con mi Christmas "salvado" y el año que viene volveré a participar SEGURO

The Great  Moustache

Cristina Aguilera- color cris 

The Raspberry color

So happy Together NEW!

Funky Patchwork NEW!

Mimosorum NEW!

MAOWdesign NEW!

Otra exposición, esta vez a cargo de un colectivo de ilustradores, la mayoría de los cuales han pasado por l'Escola de la Dona o están cursando ilustración:
Inauguración Jueves 12 diciembre a las 19:30h en el Centre Cívic Parc Sandaru de Barcelona.
 
Olga Xirinachs me ha hecho llegar unas cuantas postales "handmade" por correo electrónico. A pesar de que la mayoría no guardan relación con la navidad no me negaréis lo originales y bien hechas que están. 

En palabras de Olga, "Nit de Reis" corresponde a un álbum autobiográfico tamaño folio cuya intención es mostrar la anciana que contempla a la niña que un día fue. Un collage muy trabajado donde están representados todos los símbolos de los Reyes: el zapatito de la niña, el roscón, las provisiones que la madre ponía para los pajes reales, la ilusión de la niña que espía, todos los símbolos celestes...
Ahora está preparando uno que se llamará "Últimes llums". Coincido con ella en que cuando empiezas este tipo de trabajo tan creativo, no ves la hora de terminar.

Si conocéis a alguien más, hacédmelo saber en el apartado de los comentarios y de esta manera, iré actualizando el post.

También me he creado un Pinterest (ya tocaba) con, de momento, un par de "tableros". El de Xmas cards lo iré ampliando estos días con mi colección privada de postales (dadme tiempo, tengo que escanear muuuucho material). Si deseas consultarlo por puro coleccionismo visual o para inspirarte y crear tus propias postales handmade, ¡adelante! 
Lo único que puede compararse a la emoción de rebuscar en un cajón la tarjeta ideal es recibirla” por Silvia Tarragó

Postales de Navidad, mucho más que un recuerdo


Siempre que se acercan las fiestas navideñas evoco el tiempo en que solía escribir tarjetas a mis compañeras de clase. De esto hace más de treinta años y seguramente fue una costumbre que se mantuvo durante tres o cuatro cursos pero, como todo lo que ocurre en la niñez, lo viví de una manera muy intensa e ilusionante. Antes de que llegaran las vacaciones de Navidad, al salir de la escuela me acercaba a una papelería a buscar unas cuantas tarjetas navideñas. Tenía que elegir una cantidad limitada a unas pocas compañeras, pero eso no quitaba ilusión a la tarea de escoger, de la cajita que me ofrecía la dependienta, siete u ocho felicitaciones navideñas para mis amigas. De pie, apoyada en un rincón del mostrador, iba pasando las distintas postales hasta que veía una que me gustaba y la separaba del resto dejándola sobre el tablero. Solía llevarme las que representaban escenas de pastorcillos, dibujadas con trazos redondeados que daban a las caritas de niños y angelitos una expresión muy tierna. Generalmente eran las de Joan Ferràndiz, aunque también me gustaban mucho las de Constanza y las de Vernet.

Una vez hecha la elección me volvía a casa pensando en lo que escribiría a cada una, ya que al día siguiente las entregaría en mano. Esos días previos a la navidad, antes de que comenzaran las clases o al terminarlas, solíamos sacar las postales de la cartera y las repartíamos. Es curioso, pero no recuerdo cómo eran las que yo recibía. Sólo me ha quedado grabado en la memoria el hecho de la elección, las ilustraciones y aquella papelería que ahora es una tienda de telefonía. Seguramente me debían enviar el mismo estilo de tarjetas, porque a todas nos gustaban las postales de Ferràndiz y las de los ilustradores que dibujaron los cuentos de nuestra infancia. Unos artistas de los que ahora poco sabemos, a pesar del color que pusieron en nuestras primeras lecturas: ‘Constanza’, nombre artístico de Constanza Armengol que ilustró cuentos clásicos y populares a lo largo de más de 40 años; Juan Vernet, ilustrador infantil y autor de numerosas tarjetas navideñas y de Primera Comunión; y Carlos Vives, diseñador gráfico que desarrolló gran cantidad de postales navideñas tridimensionales. 
De todos aquellos artistas sólo Joan Ferràndiz consiguió el reconocimiento que merecía. Sus postales comenzaron a aparecer en la década de los cincuenta del siglo XX, cuando los christmas que se enviaba la gente consistían en reproducciones de obras clásicas. Poco a poco los dibujos de Ferràndiz acabaron por desbancar esas imágenes y sus postales se convirtieron en las preferidas de muchos. Medio siglo después, sus cándidos dibujos de pastorcillos y angelitos infantiles encarnan aún la imagen que todos tenemos de la Navidad.
Pero…¿cómo surgió la postal navideña?

Esta costumbre que ahora evoco se remonta a mucho tiempo atrás, concretamente a 1843. En aquellos lejanos días la gente solía intercambiar felicitaciones escritas a mano, una tarea que precisaba de un tiempo que Henry Cole, funcionario y diseñador inglés, no tenía. Así que se le ocurrió que podía diseñar una postal con un mensaje de felicitación y luego enviarla a todos sus familiares y amigos. Con ese objetivo, encargó al pintor John Calcott Horsley que dibujase una escena navideña para poder reproducirla en una imprenta añadiendo una frase de buenos deseos. Horsley elaboró un tríptico consistente en dos paneles laterales, uno representaba el acto de caridad de vestir al desnudo y el otro el de alimentar al hambriento, y una ilustración central que mostraba a una familia disfrutando alegremente de las fiestas. Bajo la imagen estaba impresa la frase: 'A Merry Christmas and a Happy New Year To You'. La postal navideña acababa de nacer. 
De esas primeras litografías coloreadas se hicieron mil copias y las sobrantes se pusieron a la venta dando origen a un nuevo y floreciente negocio. Veinte años después de aquello se empezaron a imprimir tarjetas navideñas de serie, con tanto éxito que pronto se generalizó su uso mucho más allá de tierras británicas. En Estados Unidos, Louis Prang, impresor, litógrafo y editor, empezó a ofrecer, en 1875, tarjetas de Navidad convirtiéndose así en ‘el padre del christmas americano’. 
Tras su nacimiento, la postal navideña experimentó en el siglo XX un proceso de evolución y declive. Durante las primeras décadas el christmas se ajustó a los gustos y a las nuevas técnicas de impresión. Más adelante, las dos guerras mundiales trajeron temas patrióticos a sus diseños y, ya en los 50, se volvieron a poner de moda las imágenes nostálgicas y religiosas de sus inicios. Los años siguientes el intercambio de tarjetas de Navidad se incrementó hasta llegar a su punto más álgido a finales de siglo. Sin embargo, era el principio del fin: las nuevas tecnologías, que habían favorecido el diseño y la distribución de las postales navideñas, acabaron por arrinconarlas. Hoy en día, el uso de los teléfonos móviles y los ordenadores ha dejado tan desfasada la costumbre de enviar felicitaciones que la ha limitado a los nostálgicos como yo.

Pero, a pesar de eso, las tarjetas de Navidad siguen despertando añoranzas y pasiones. Durante años han sido muchos quienes las han coleccionado con afición. El Museo Británico conserva la gran colección de christmas que reunió la reina Maria de Inglaterra, y las postales navideñas de la llamada edad de oro de la impresión (1840-1890) han llegado a alcanzar elevadas sumas en las subastas. En diciembre de 2005, por ejemplo, una de las tarjetas originales de Horsley fue vendida en casi 9000 libras.

Un posible resurgir de la postal

Sin embargo, aunque oscuros nubarrones se ciernen sobre el futuro de la tarjeta navideña, aún quedan motivos para la esperanza. Hace apenas un año la ilustradora y profesora de dibujo Laia Codina escribió esta entrada en su blog en la que mostraba una selección de su colección de tarjetas de Navidad y explicaba el origen de sus propios christmas. Según cuenta, empezó a dibujarlos para felicitar a sus amigas del colegio y, salvo alguna interrupción, ha continuado con la tradición hasta el día de hoy.  
Las primeras postales “handmade” de esta artista que firma como Cucatraca aparecieron en época de la EGB, concretamente en los 80. En clase eran casi 40 niñas y como apenas tenía  recursos económicos tuvo que ingeniárselas para corresponder a las tarjetas navideñas que recibía de sus compañeras. Así que puso en práctica una técnica consistente en copiar algunas de sus ilustraciones preferidas y pasarlas a tinta. De esta manera confeccionaba una especie de catálogo de christmas para poder escoger luego un dibujo a gusto de la futura destinataria, fotocopiarlo en cartulina blanca y, finalmente, colorearlo a mano. 
Tras esa faceta como creadora de sus propias postales, la joven artista pasó por un largo período en el que apenas dibujaba. No fue hasta hace algunos años que, al entrar en l'Escola de la Dona, descubrió que su vocación era la ilustración. Recuerda que, poco antes de las vacaciones de Navidad, su profesor, el dibujante e ilustrador Ignasi Blanch,  propuso un ejercicio en clase que luego se repitió curso tras curso: ilustrar el texto de los clásicos literarios "El Cascanueces", de E.T.A Hoffman, o el "Cuento de navidad", de Charles Dickens. 

Desde un primer momento, Laia se sintió atraída por el cuento que inspiró a Tchaikovski para componer su ballet "El Cascanueces". Esta obra se convirtió en su particular obsesión, especialmente después de haber descubierto en la biblioteca el álbum ilustrado por Roberto Innocenti. Del primer capítulo llegó a hacer hasta 3 versiones diferentes componiendo su particular trilogía de postales de navidad de "El Cascanueces", la última de las cuales la realizó bajo la supervisión de la ilustradora Mariona Cabassa.
Yo he tenido la suerte de ser la destinataria de estas postales. La primera me la dio en mano, el día en que nos conocimos, y me sorprendió que aún hubiese alguien que mantuviera viva esa costumbre. Pero mi asombro fue aún mayor cuando supe que la había dibujado ella. Sus trazos tienen una redondez distinta a la de las ilustraciones de antaño, pero en su expresión hay una ternura similar, un aire de ensoñación que evoca, como las postales que yo recuerdo, a la Navidad de siempre.
Laia Codina, empieza ahora a abrirse camino en el mundo de la ilustración. Entre sus proyectos se incluyen las postales navideñas, ya que es una defensora del hábito de escribir y enviar christmas por correo tradicional. Una opinión que comparto, porque lo único que puede compararse a la emoción de rebuscar en un cajón la tarjeta ideal es recibirla. Un sentimiento que se aprecia en los trazos de Cucatraca, tal vez porque los alienta el ánimo de aquella niña que fuimos todos, la que escogía postales de una caja y la que coloreaba sus propias reproducciones.


SílviaTarragó Castrillón es escritora y ha sido librera durante 14 años. Su primera novela, La veu del roure, se publicó el año 2009 tras ganar el Premio de Narrativa Juvenil de la Vall d’Uixò. Con anterioridad ya había publicado un libro de relatos y dos poemarios. Su obra más reciente son los dos primeros volúmenes de la serie juvenil Top Fairies que publica la editorial Edebé.

miércoles, 30 de octubre de 2013

El libro de los sueños

Comparto otro ejercicio de ilustración de grandes dimensiones que trabajé en el taller de Flavio Morais, ilustrador brasileño afincado en Barcelona.
Si clicáis en el enlace veréis algunos ejemplos donde Flavio trabaja un tipo de ilustración que se "sale" (nunca mejor dicho) de los límites de la bidimensionalidad. No sé si existe un nombre específico para definir esta especialidad de componer elementos planos combinados con objetos reales, quizás ilustración "volumétrica" sea el más adecuado. Isidro Ferrer, otro GRAN ilustrador, también trabaja la ilustración con objetos.

En el taller, Flavio intentó enseñarnos e inculcarnos su manera de trabajar y nos propuso varios ejercicios "volumétricos": un abecedario ilustrado a partir de objetos, una ilustración basada en un sueño de niño (escogido entre varios, al azar) y la portada de un hipotético libro que recogiera todos esos sueños infantiles.
Los materiales que utilicé, además de un cartón rígido DIN A3 que "soportara" el resto de elementos, fueron: hilo para bordar a mano la tipografía del "rebozo" de la colcha; telas; espuma para "acolchar" la tela; cartón-pluma para separar las capas de cartón pintado entre ellas y sugerir profundidad; masilla y cartulina marrón para construir el helado que se estampa contra el ojo de la luna; cepillo de dientes para realizar el "salpicado" espacial y, cómo no, cartón gris y pintura acrílica para pintar los elementos planos (planetas y cara del niño).

Des de aquí aprovecho para agradecer a Flavio la sugerencia que me dió de sustituir el cohete (claro homenaje a Mèliés) por un helado. Parecerá una tontería pero son estos pequeños detalles los que evidencian las tablas de quien lleva muchos años ilustrando. Por eso, una vez más, muchas gracias por compartir tu metodología y tu entusiasmo con nosotros. Fue un placer tenerte como profe.

miércoles, 23 de octubre de 2013

De compras "craft" en NY

Como algunos sabrán, el pasado miércoles 9 de octubre volví de mi luna de miel, de un MEGA viaje increíble de 12 días del que todavía me estoy recuperando...
¿Qué os puedo decir de Nueva York, LA capital del mundo? 
Pues que es.... AMAZING, HUGE,... en dos palabras: IM-PRESIONANTE.
Me está costando MUCHO volver a la rutina (aunque por otro lado también tenía ganas de volver. Añoraba mi camita, mi casita, a mi familia y amigos, en fín, esas cosas que le hacen a una la vida feliz....)
Para visitar está muy bien pero el nivel de vida en NY es muchísimo más CARO y DURO. Los americanos tienen otra mentalidad completamente diferente a la nuestra. Ni mejor ni peor, diferente... Más interesados en el trabajo y en ganar pasta, se "pierden" disfrutar realmente de los placeres de la vida. Empezando por la comida: no saben cocinar ni disfrutar de ella (no tienen una cultura que gire alrededor de la comida salvo para celebrar festividades especiales). Parecerá contradictorio al ver estas fotos de algunos manjares que comimos:
Pero os puedo asegurar que no se quedan sentados ni una hora delante de la mesa ... 
La sobremesa es algo que desconocen y tomar un café o té después de la comida, es una rareza propia de los europeos. Como mucho, un dessert y enseguida te ponen la check encima (y si dejas tip, mejor, que ya has molestado bastante...). La verdad es que no sé si tendrían mucha paciencia en aguantar a los típicos agüeletes que con un simple café se tiran toda la tarde en una cafetería...
Y no, no nos hemos puesto tanto las botas. Aunque las raciones fueran XXL, ¿cómo es posible que haya adelgazado -casi- 3 kgs después de haber ingerido todas esas porquerías? Ah... secreto :-P
A pesar de algunos inconvenientes que surgieron durante nuestra estancia (apartamento non recomendable del Lower East side, mega ampollas en los pies,...) estoy MUY CONTENTA de haber cumplido 2 sueños pendientes: ir a USA (NY) y ver un musical de Broadway (aunque "Spiderman" no era mi primera opción (a gusto y elección de mi marido, que es un friki) me gustó mucho). Esta gente sabe cómo montar un buen show! (y la banda sonora creada por U2 NO decepciona, ¡para nada!)

Dicho esto y enlazando el título del post, muchas me habéis preguntado cuáles fueron mis compras "craft" (qué bien me conocéis...) pero la verdad es que no hice tantas como hubiese querido... (tal vez si me hubiese planificado los sitios cuando íbamos de ruta... mi maleta habría "abultado" más).
De todas formas os voy a poner este listado de tiendas que tuve en cuenta durante mis dos últimos días de "shopping". Vamos allá: 

1.- Michael's

Es como un Abacus de materiales a tutiplén. A pesar de tirarme 2h mirando y requetemirando (hubo un momento de pánico en el que mi marido, al no verme, pensó que me había perdido y se le pusieron los cojoncillos por corbata. Hasta soltó una lagrimilla...), yo buscaba cosas más específicas y total...  ¿para qué? para acabar con 4 fruslerías...
Unas pegatinillas para elaborar mi álbum de Honeymoon, un rodillo de hilo rojo y baker's twine, una troqueladora GRANDE de etiquetas manila por 11€ (¡ganga!) y un bloc de 48 papeles scrap "Crate Paper" por 5$ (mega ganga: ¡¡3'25€!!) cuando su precio original era de 19'95$
Si vas a Michael's tienes que ir a por las OFERTAS del tipo "Hot buy" (compra "caliente", impulsiva) y arrasar para proveerte de materiales craft aunque si eres una novia casadera y amante del DIY es de obligado cumplimiento que te detengas en la sección "wedding".

Nunca había visto nada igual. ¡Está todo pensado! Y cuando digo todo es TO-DO: desde packs de invitaciones y sobres prediseñados hasta los recordatorios para los invitados DIY por no hablar del álbum-agenda organizativa para la wedding planner (que puede ser una misma, ¡of course!)
En cambio, una gran decepción en el surtido de postales. Eran quecas y bizarras. No me extraña que estuvieran baratas porque es que ni regaladas, oiga... ¿sabéis las postales de los chinos? Pues igual pero en yanky cursi y feo...

En cuanto a libros y revistas, había muchos de repostería creativa (cupcakes y derivados) y labores tradicionales como punto, ganchillo, costura, amigurumi,... lo de siempre, incluso los típicos de dibujo, pintura y dibujar manga (lástima... si hubiera ido hace años, ¡habría desvalijado la estantería!)

2.-  Paper presentation
No hubo manera de entrar porque cuando fui, hasta dos veces, me la encontré closed (cierra a las 19h) y el último día lo destiné a las compras que me caían cerca del Soho (donde estaba Kate's Paperie); me pillaba demasiado LEJOS y tampoco tenía tiempo (una pena, lo sé...). Ahora leo el comentario de Anna de Craft & CO BCN que estuvo hace un par de semanas y nos recomienda Paper Presentation como el mejor lugar que contiene ingentes cantidades de papel troquelado con mil formas. ¡Me tiro de los pelos!



3.- Kate's Paperie
Me habría comprado TODAS las postales y tarjetas de felicitación que habían pero eran realmente CARAS (a 5'95$ cada una) y yo buscaba más bien una especie de catálogo. Casi todas eran handmade de pequeñas imprentas de distintos lugares de USA, incluso había del Reino Unido. Nada que ver con las postales de Michael's, aunque imposible comprarme una de cada: ¡¡la ruina!!

Encontré otras cosas como un pack de collage por 12$, un papel de regalo de sellos del mundo (ideal para recortar y usar en mis composiciones y experimentos scraperos) y un par de souvenirs de "diseño" from NY (nada que ver con los recuerdos chinorris del Midtown) que regalé a mi hermana y a una amiga.
A la izqda. mis humildes compritas de Kate's Paperie. A la derecha, el taxi pop up de Silvia Ortega
4.-Fishs Eddy
No es una tienda de manualidades pero al mencionar que en Kate's vendían souvenirs con clase y gusto, tenía que enseñaros esta tienda. Fue mi pequeño GRAN descubrimiento. Menaje tipo Habitat pero con sello e identidad propia. Las tazas "politicians" del Tea Party un puntazo aunque los precios un poco-bastante caros.

5.-  Harney & Sons
Tampoco es una tienda craft aunque tiene unas cajas metálicas moniiiiiisimas. Es una marca americana de tés de gran prestigio y calidad cuya visita era obligada para toda una amante del té como yo. A pesar de disponer de un elegante salón de degustación, ¿cómo podía elegir entre tanta variedad? Por eso, aunque ya me había casado, me quedé con la caja "Tea for marriage"
Aún no la he estrenado pero seguro que el contenido estará a la altura del continente.

es una marca estadounidense de tés y tisanas de la mejor calidad, sus latas son famosas en todo Pinterest y la moda es reciclarlas como macetas. Te puedes volver loco con todas las especialidades que tienen, por cierto, si te casas yo no dudaría en hacerme con una lata de "Tea for Marriage" para la boda, puede ser divertido y los tés de esta marca están buenísimos. La tienda además tiene una sala degustación y está en pleno Soho. Si te quedaba alguna duda solo te diré que allí valen muuucho menos que en España, suele pasar. - See more at: http://oliviasoapblog.blogspot.com.es/2011/11/perfumes-y-tes-en-ny-olivia-new-york.html#sthash.lLf3kYTu.dpuf
6.- Purl Soho
Estuve pero no vi nada que me interesara. La tienda es una cucada pero es únicamente de LABORES (telas, hilos, libros de tejer, costura, etc...). Me acerqué porque estaba muy cerca de Kate's Paperie pero salí rápido. Además, se llenó en un plis y los tumultos me agobian enseguida.

7.- Greenwich Letterpress
Me quedé con las ganas porque también me pillaba lejos. Tuve que elegir entre el Soho o Greenwich y me quedé con el Soho donde estaban Kate's, Harney & Sons y Purl Soho.
Aún así, os dejo el enlace para que valoréis ir y planificar con tiempo la visita a esta preciosidad ya bastante famosita dentro del mundo blogger.

Y para acabar, os recomiendo que os reserveis el domingo para visitar en el Park Slope, el Brooklyn Flea market. No hay materiales craft pero sí una selección de crafters muy cuidada (que podéis consultar aquí), muebles decapados, letras de madera, antigüedades y rarezas varias, ropa vintage y comida buenísima. Ideal para pasar mínimo medio día allí babeando, literalmente.
La mayoría de estas direcciones las encontré en un megapost que Olivia, jabones de cuidado recomendó hace unos años cuando visitó la ciudad por segunda vez. 
Como es de bien nacida ser agradecida, lo comparto con todas vosotras además de este link donde vienen más tiendas. Se trata de un directorio muy útil recogido por el blog La 5th con Bleecker St que podéis consultar antes de hacer vuestra ruta de compras craft.
 
A las que tengáis previsto ir en breve (ya sabéis quienes sois) sólo os pido que me traigáis alguna cosica (po favó, por favó...) de las tiendas a las que no pude ir en compensación por este elaboradísimo post (creo que me lo merezco, ¿no? ;-)
Y al resto, que tengáis unas compras muy provechosas y no os agobiéis mucho... Disfrutad de la ciudad, es el MEJOR consejo que os puedo dar.

martes, 22 de octubre de 2013

Caperucita-Lolita

Rescato del baúl de los recuerdos, porque ya tiene unos añitos, este cartel de grandes dimensiones para una hipotética obra de teatro adulta o alternativa sobre "Caperucita Roja".
El objetivo que perseguía este ejercicio que nos propuso Rebeca Luciani era cómo darle una vuelta de tuerca a la interpretación. 
Cartel de 50x70 cm. realizado a mano con gouache, rotulador negro, tela y botones encolados
Yo me decanté por una caperucita un tanto picantona, una lolita que, a pesar de su bata escolar está bastante desarrollada, tiene al señor Lobo en el "bolsillo". Éste, una mezcla de Jeremy Irons y Tex Avery, persigue su objeto de deseo escalando por una empinada cuesta de estampado vichy.

Además de la ilustración debíamos trabajar el diseño gráfico donde incluir los datos del director de la obra (en este caso, el ilustrador), el actor y la actriz principales, el logo del teatro y las supuestas fechas de representación. 
El ejercio no está bien conseguido porque cometí el error de buscar demasiada coherencia formal con el contenido escolar a la hora de diseñar las tipografías y tampoco supe distribuirlas de manera equilibrada pero disfruté trabajando el concepto, pensando en cómo dar esa vuelta de tuerca a un cuento clásico y dibujar en dimensiones poco habituales (aunque el tamaño me comió); como siempre bajo la supervisión de una gran profesional y profesora.

jueves, 10 de octubre de 2013

Cursos d'enquadernació al centre cívic Drassanes

Ja estan aquí els cursos de tardor d'enquadernació del centre cívic Drassanes de Barcelona. Aquest any hi ha una novetat: us podeu inscriure online!
Us deixo l'enllaç aquí

sábado, 14 de septiembre de 2013

curso nuevo: Iniciació a la Il·lustració

Después de un verano muy dulce, vuelvo con las pilas más cargadas que nunca para presentaros un nuevo curso.

Es la primera vez que imparto este curso y estoy muy ilusionada porque Centre Berenguer me brinda la oportunidad de poner en práctica TODOS mis conocimentos y experiencia adquiridos durante mi formación en l'Escola Massana, l'Escola de la Dona y en el Taller de ilustración y creatividad de Mariona Cabassa desde que me licencié en Bellas Artes (2000).
Si crees que este curso te puede interesar, te invito a que sigas leyendo...

¿DE QUÉ VA?
No se trata de un curso de Dibujo y Pintura aunque ambas disciplinas serán necesarias para dominar el "lenguaje" de la ilustración. Pero antes, y para despejar dudas, déjame aclarar qué significa ilustrar:
ilustrar es equivalente a explicar, comunicar.  
En este curso se trabajará como hacerlo a través de una aproximación fundamental y didáctica del mundo de la ilustración analizando los diferentes ámbitos de aplicación y poniendo en práctica las técnicas gráficas propias de la ilustración contemporánea a la vez que se pondrá un acento especial en la teoría del color y en la manera de aplicarlo con eficacia comunicativa.
¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?
A jóvenes y adultos (a partir de 16 años) que quieran explorar y trabajar sus capacidades artísticas para desarrollar sus propios registros en la ilustración. Desde personas aficionadas que deseen iniciarse como ilustradores a quienes quieran perfeccionar sus conocimientos en las diferentes especialidades y estilos de ilustración existentes.
Sobre el tan valorado "estilo" personal... aunque todavía no tengas una manera definida y propia, no te preocupes que ya "saldrá"... Si no me crees, lee este post donde explico de qué manera, tras llevar un par de años en l'Escola de la Dona, surgió mi particular estilo... 
 
¿CON QUÉ OBJETIVO?
Aprender a desarrollar imágenes atractivas a partir del conocimiento de los principales elementos que componen una obra gráfica (composición, color, ...), análisis de imágenes e interpretación de textos y aplicación de técnicas gráficas propias de la ilustración. El ejercicio final que resumirá todo el contenido del curso consistirá en la realización de un álbum ilustrado a partir de un texto literario.
¿QUÉ CONTIENE ESTE CURSO?
El temario contempla una introducción de las diferentes especialidades: publicidad, industria discográfica, moda y editorial. Esta última, al ser más extensa a la vez que especializada, nos ocupará gran parte del programa. Analizaremos la importante relación entre texto e imagen a través de diversos ejercicios para prensa, cubiertas de libros, libro de texto y álbum ilustrado.
Trabajaremos los principios básicos en una imagen así como el diseño de personajes y ambientaciones empezando con materiales y técnicas sencillas tales como lápices de colores, tinta china, acuarela, gouache, acrílico o técnica mixta (collage)... hasta poder elegir, conociendo sus propiedades y limitaciones, qué técnica pictórica se adapta mejor a cada propuesta. 
Ejemplos de posibles ejercicios realizados con técnicas distintas: tinta china y plumilla, gouache, acrílico o lápices de colores combinados con rotuladores
¿DE QUÉ MANERA?
A través de clases teórico-prácticas, se abordará la concepción de una ilustración, su metodología y las técnicas básicas empleadas por los ilustradores más relevantes de la historia de la ilustración.

¿CUÁNDO Y DÓNDE?
A partir del 14 de octubre, todos los lunes de 18:30 a 20:30h.
Centre Berenguer
c/Borgonyó, 1 local. 

08206 Sabadell 
A 5 min. de los FGC (línea Barcelona-Sabadell S2. Parada: Sabadell-Estació)

Contacta a través del tel. 93 727 17 04 o escribiendo un email a info@centreberenguer.com para solicitar más información sobre el resto de condiciones y formalización de la matrícula. 

Y si este curso no es para tí pero conoces a quien le podría interesar, sé generoso y comparte esta información.

¡¡Nos vemos el día 14!!

domingo, 18 de agosto de 2013

28-J (parte III y última)

Lo malo de la fecha que nos dieron (el último viernes de junio a las 11h de la mañana) es que teníamos poco tiempo para coordinarlo todo. En el otro post ya he comentado cómo fueron algunos preparativos; por eso y apurando mucho que es gerundio, el día antes pude traerme el vestido (tras 5 visitas y 4 pruebas), le pedí a mi suegra que me hiciese la manicura y por último, visité la peluquería donde me acondicionaron el pelo para el día siguiente. 
A primera hora de la mañana, mi peluquera de confianza Laura de Performance Sabadell había obrado este prodigio de ingeniería capilar armado con toneladas de horquillas y laca, muucha laca. Y sí, ¡me fui con el velo puesto a mi casa! (por suerte tengo la pelu a 5 minutos...)
A las 10 y cuarto de la mañana ya estaba peinada, maquillada por mi amiga Mary Jo (quien a su vez me ayudó a vestirme) y con un precioso ramo de novia en la mano, lista para recibir a mi padre que vino a buscarme en su coche rojo. 
He de confesar que tampoco pensaba ir vestida de "novia-novia" ya que lo encontraba demasiado "tradicional". Pero al final... ¡toma ya! De "blanco roto" (blanco, vamos), aunque eso sí... ¡¡de CORTO!!
La verdad es que estoy súper contenta por haberme atrevido a conjugar ambas cosas que creía, a priori, incompatibles: vestir de "novia" y "de corto". Creo que una cosa compensó la otra. Y sino, juzgad vosotras mismas y me decíis :-)
Aquí estoy yo con mi vintage look. De corto, con un vestido inspirado en Audrey's "Funny face" wedding dress (salvando las distancias y con algunas modificaciones) pero en conjunto, muy 50: cuerpo sencillo y envarillado tipo corsé con escote cerrado redondo y falda baja de tul con copa de bailarina, aunque con menor volumen que el original, a la altura de la rodilla.
El toque personal que lo hacía "diferente": el cinturón rojo con lacito a juego con el mismo en el velo corto que escondía un precioso recogido medio alto.
Otros detallitos rojos: pendientes de bola con brillantitos de Agatha, zapatos acharolados abiertos por detrás de Jorge Juan (Barcelona) y laca de uñas nº 40 de Deliplus XDD
Todos los que me vieron, empezando por mi padre, se quedaron impresionados. ¡¡No se lo esperaban!! Mi marido, cuando me vió entrar en el recibidor de los Juzgados, se emocionó y todo...
Yo sabía (por mi suegra) que él no iba con traje de novio al uso pero aún así, estaba muy guapo. Y juntos, hacíamos tan buena pareja... No íbamos disfrazados aunque yo me sentía como Cristina Hendricks sacada de Mad men.

Nos casó una jueza súper maja en los Jutjats de Pau de Castellar del Vallès (a los que estaré eternamente agradecida por habernos dado cita; todo lo contrario de mi ciudad natal)
Nada más empezar, nos obsequió con un bonito discurso en catalán sobre los valores del compromiso y la convivencia (¡sin saber que llevábamos 10 años de relación!) y luego procedimos al protocolo habitual del matrimonio civil: los turnos de "consiento" (sí, quiero), el intercambio de las alianzas y ambas firmas en el acta matrimonial además de la conformidad de nuestras testigos (mi hermana y mi suegra).
Con nuestro NUEVO libro de familia en mano ya habíamos cambiado de estado civil en poco menos de 10-15 minutos... ¡¡estábamos oficialmente CASADOS!!
Felicitaciones, besos y fotos, muchas fotos, en las inmediaciones de los Juzgados que contaban con un precioso jardín compartido con el Ayuntamiento y que tomamos como marco fotográfico oficial para hacernos las fotos con nuestros familiares y amigos (para respetar su derecho a la intimiadad omito publicarlas)

Después mi padre tuvo la fantástica idea de llevarnos por un pedregoso camino hasta una escondida ermita del término municipal de Castellar, Les Arenes. Allí acudimos todos los asistentes, las féminas con tacones incluídos, en una procesión cual película neorealista italiana. El recorrido valió la pena, aunque como peaje me costó una autopista en mis recién estrenadas medias, porque el paraje natural era idílico y bucólico a más no poder... Mejor localización para nuestro álbum de boda, ¡imposible!
Allí nos "regalamos" un buen rato aunque mi marido, agobiado de tanta foto, empezó a impacientarse porque no quería que llegásemos tarde al restaurante Brisac.
Una vez allí, dejamos que los asistentes fueran desfilando hasta la acogedora terraza interior donde iba a tener lugar la recepción. Acto seguido entramos nosotros y sonó la música instrumental de Henry Mancini que nosotros mismos habíamos elegido días antes (nunca adivinaríais de dónde sacamos el cd... ¡de la biblioteca!)
Después de haber roto el hielo con unos tímidos bailes "agarraos" y tras haber probado un refrescante cóctel de gin tonic con soda y lima, ya estaba todo dispuesto para dar paso a la siguiente fase: el banquete nupcial

Nos condujeron hasta el saloncito "Suís" donde nos reservaron una amplia mesa deliciosamente decorada con orquídeas blancas y lazos rojos.
A partir de ahí empezó el despliegue de platos, muuuchos platos, que componían el menú que habíamos elegido con sumo mimo para nuestros selectos invitados.

Y cuando ya no nos cabía nada más, sonó nuestra canción y apareció el pastel más bonito del mundo presidido por nuestros muñequitos de amigurumi que Ninotets by Gemma había ganchilleado para nosotros además de los recordatorios para los invitados.


No quiero acabar este idílico post sin mencionar algo que todas sabemos: siempre ha habido y habrá "burbuja nupcial", sobretodo cuando pronuncias la palabra "boda" (suben la bandera como en los taxis). Sobretodo evitad pasar por el aro en cuanto a presupuestos exagerados por mucho que se trate de una "boda" (y aunque parezca imposible, omitid esa palabra mágica que lo "dispara" todo). Existen propuestas económicas, sólo es cuestión de investigar, buscar y comparar... Y no, no hace falta que contratéis a una wedding planner (figura especializada en organizar bodas importada de EE.UU que ha empezado a proliferar aquí como setas) aunque si lo hacéis, que tenga titulación (aviso, hay mucha "intrusa" suelta...). De todas formas creo que lo podéis hacer perfectamente vosotras aunque como en todo, depende de si queréis montarlo a lo grande o no.

Por eso, novias casaderas, os animo a que lo que organicéis sea lo más modesto e íntimo posible. Ya no os digo nada si podéis encargaros personalmente, muchísimo mejor... De verdad, lo viviréis con más intensidad y os quedará un bonito recuerdo (sea en un mes como en medio año. No necesitáis más tiempo). ¡Ah! Y por encima de todo, no queráis controlarlo "todo", dejaos AYUDAR :-)

Yo puedo presumir de que he tenido MUCHA suerte al contar con muy buenos amigos y familiares que desinteresadamente me han regalado y/o ajustado muy-mucho los precios de sus servicios (fotos, maquillaje, ramo, alianzas, liga, vestido...). 

Y nunca, nunca os dejéis llevar por los nervios o las prisas...  ¡calma y sentido común! Os lo digo porque con el velo tuve una mala experiencia (no estaba presupuestado con el vestido) y cuando recuerdo ese "detalle", me pongo mala, mala...

Aún así, agradezco a todos los que nos insistieron a que lo celebráramos, pese a mis reticencias iniciales, porque valió la pena. También a mi cuñado que nos ha hecho unas fotos espectaculares con las que montaremos nuestro álbum de boda (si las que componen este post ya son chulas, imaginaos las "de verdad"...).
Dicho todo esto, poco puedo comentar más, salvo que fue un día muy bonito y especial.
Y para muestra, nuestro nuevo status, no de casados, sino de felicidad.