lunes, 25 de julio de 2016

Fin de curso y un anuncio importante

El pasado jueves finalicé la 4ª y última sesión del Taller de Técnicas básicas de ilustración en el Centre Berenguer.

Con este taller no sólo doy por finalizado el curso 2015-16; también cierro una etapa seguida de un anuncio importante.
Ladies and gentlemen, he decidido liarme la manta a la cabeza y convocar...
¡mi propio Curso trimestral de álbum ilustrado!

Para entender qué me ha llevado a plantear mi primer curso de ilustración, sigue leyendo ;)

FIN DE CURSO 2015-16


Este curso se presentó un poco diferente respecto al anterior.

De todos los talleres que el Centre Berenguer había programado, sólo pudimos empezar el Curs infantil de còmic con un mínimo de alumnos que fue creciendo a medida que avanzó el curso. 
Acostumbrada a trabajar con adolescentes y adultos, reconozco que al principio se me hizo un poco duro (tienes que cambiar completamente de 'chip') pero finalmente les cogí cariño a mis ocho monstruitos: Ivet, Marta, Nil, Ali, Pol, Marina, Eloi y Àngel.

A través del Centre Berenguer también impartí, de octubre a enero, un total de 9 talleres de cómic en las instalaciones del Espai Cultura Fundació Sabadell 1859 tal y como expliqué aquí.

En el Taller de còmic manga extraescolar del Institut de Castellar tuvimos que unificar ambos niveles, Iniciación y Avanzado, para sacarlo adelante.
De octubre a mayo, a razón de 1 hora por semana, repasamos la anatomía, nos enfrentamos a la perspectiva y trabajamos el guión y la narrativa de una historia corta de 4 páginas.

El broche de oro lo pusimos entre todos ofreciendo un Taller de creación de personajes manga con motivo de la Festa de les cultures del instituto.
Mis alumnos se subieron al estrado y nos hablaron de las curiosidades sobre el manga y anime al mismo tiempo que ayudaban a dibujar a un personaje manga a partir de una fotografía.

Parecía que no iba a impartir más que cómic y manga este curso y no cataría la ilustración hasta que Iratxe López de Munáin me cedió dos talleres: ilustración y pintura en el centre cívic Urgell de Barcelona.
El punto de inflexión vino, sin duda, en el Taller de creación de un álbum ilustrado.

Era la primera vez que desarrollaba un taller de estas características y el feedback no podría haber sido más positivo:

"Hola Laia, solamente quería decirte que muchas gracias por el taller. Me ha gustado mucho y lo he pasado muy bien, aparte de que me ha aportado muchos recursos. Susana S"


Además, en una de las sesiones vino Iratxe a ofrecernos una 'masterclass' sobre técnicas.
Fue un lujazo compartir clase con ella (yo dí la parte teórica y ella, la procedimental).
Y a pesar de que la falta de tiempo aparecía en todas las encuestas como punto negativo, hubo más de uno que consiguió terminar su proyecto.

A mitad de curso contactaron conmigo para preparar a un alumno de 4º de la ESO a superar la prueba de acceso a los ciclos formativos de Grado Medio de Artes Plásticas
Mediante un intensivo curso personalizado de 16h, Aniol no sólo aprobó el examen sino que pudo matricularse en el CFGM de Diseño en l'Escola d'art de Sant Cugat, su primera opción. 

Por otro lado, con los alumnos de Pintura trabajamos la teoría del color y la manipulación de sus atributos con acrílicos.

Era la primera vez que proponía un taller alejado de lo típico (reproducir obras de los grandes artistas con más o menos destreza técnica) y pronto aparecieron las primeras 'resistencias' (no todos recibieron mi programa con entusiasmo). Pero a medida que fue avanzando el taller y comprobaron los primeros resultados (algunos realmente vistosos como la pintura 'avitrallada'), acabaron por convencerse. 

Viendo que las dos sesiones por ejercicio a menudo se nos quedaban cortas, modifiqué ligeramente el temario del siguiente trimestre de Pintura para seguir trabajando el color bajo las indicaciones y ejercicios del libro de Betty Edwards, 'El color. Un método para dominar el arte de combinar los colores'.
Desgraciadamente el curso no llegó al mínimo de alumnos requerido, algo bastante habitual en el tercer y último trimestre donde suele producirse un drástico descenso de inscripciones.

Menos mal que en el siguiente trimestre de Ilustración pudimos asegurarnos de que el Taller de Técnicas de ilustración se llevara a cabo con un grupo de alumnos más que suficiente (algunos venían del trimestre anterior).
En este taller también modifiqué el programa añadiendo conceptos y maneras de presentar el arte final. Incluso dí la opción de ilustrar un texto, en vez de usar una imagen ajena, para comparar los resultados. Lo más curioso es que los alumnos se decantaban por la primera opción, mucho más creativa. 

Esta misma respuesta fue la que encontré en el Taller de Técnicas básicas de ilustración del Centre Berenguer.

Conclusión: en todas las encuestas de valoración solicitaban más oferta en ilustración.
Esta demanda me ha hecho tomar el relevo y redactar mi propio Curso trimestral de álbum ilustrado en Sabadell. 

Todavía no puedo adelantar mucho (salvo la info. que aparece en el flyer) porque este verano estaré puliendo los últimos detalles.

Pero si eres una persona previsora, que necesita planificarse el próximo curso con mucha antelación y crees que te puede interesar mi propuesta, te invito a que te suscribas a mi blog para recibir la información antes que nadie.

Por mi parte eso es todo.
¡Felices vacaciones!

Auf Wiedersehen!

lunes, 18 de julio de 2016

El recordatorio de comunión de Alba

Vuelvo a retomar el blog con un encargo muy especial que empecé justo después de las vacaciones de navidad, el recordatorio de comunión de la pequeña Alba.

No tengo ningún reparo en admitir que era la primera vez (espero que no sea la última) que me contactaban para ilustrar un recordatorio de comunión
Si bien es cierto que había ilustrado mi propia invitación de boda y la invitación de Dani & Patri, la ganadora del sorteo, nunca me había enfrentado a un recordatorio de comunión. 
Que pensaran en mí para materializar el día más importante de una niña, me hizo mucha ilusión. 

Además, quiero aclarar que no era un encargo cualquiera, sino un recordatorio personalizado. Recalco 'personalizado' (hecho expresamente para la persona) porque se utiliza el término muy a la ligera y no consiste en añadir nombre, lugar y fecha a una imagen pre-diseñada que más o menos se le parezca... Personalizar implica partir de cero o tener una idea en mente con el fín de materializarla en una ilustración hecha a medida
Eso fue lo que hicimos.

Después de investigar el saturado mercado de los recordatorios, llegué a la conclusión de que Alba tenía que verse de cuerpo entero
Propuesta original y clave de color
En base a esta premisa, propuse una tarjeta tamaño sobre comercial para aprovechar la verticalidad del formato. Sacrificamos el típico recordatorio 'ventana' por uno simple pero a doble cara donde podía verse a la niña tanto por delante, anverso, como por detrás, reverso.
Dibujo detallado a lápiz
Esta idea les gustó tanto que me dieron carta blanca para ilustrar a la niña únicamente acompañada de su fiel perrito Pumuky.

Por su parte, Alicia, la madre, me facilitó todas las imágenes del día de la prueba del vestido. 

No sólo pude reproducir con la máxima fidelidad posible el espectacular conjunto de reminiscencias ibicencas de Charo Ruiz, sino que además elegí esta pose. Me pareció mucho más graciosa y acorde, que la planteada en el esbozo inicial.

En cuanto a la clave de color, usé tonos ocres (en el tocado y en el perrito) y violeta/lila para simular las sombras del vestido blanco
Diferentes etapas del proceso manual de color con acrílicos

A partir de las dos ilustraciones originales de Alba, vista por delante y de espaldas, diseñé las dos caras del recordatorio de comunión. 

Yo misma elegí un papel verjurado blanco roto de 300 gr. para los 50 recordatorios y un papel Canson blanco de menor gramaje, 185 gr, para las 100 etiquetas troqueladas en forma de galleta.

La comunión fue, ya lo adelanto, una preciosidad.

Alba tomó la Primera Comunión el pasado 21 de mayo en la Iglesia La Puríssima de Sabadell. Como ya he comentado antes, acertó de pleno con el modelo de Charo Ruiz pues es un diseño muy poco visto en vestidos de Primera Comunión. 
Completando el look ibicenco de la firma, Alba se calzó unas "espardeñas" (alpargatas catalanas) que sorprendieron a más de uno. 
El resultado quedó así de bien:

¿Qué te ha parecido este recordatorio? ¿Te atreverías a ceder todo el protagonismo a tu hijo/a como hizo Alicia? A mí me ha encantado darle vida en mi propio estilo y sé que la imagen de Alba gustó muchísimo, tanto que no sólo la incluyeron en el álbum de fotos, sino incluso en un cojín.
Y también me consta que enmarcaron las dos ilustraciones originales que les regalé.

Nuevamente doy las gracias a Alicia por confiar en mi trabajo y por tener más paciencia que una santa (ella ya sabe a qué me refiero).
A la vista está que Alba celebró el día más importante de su vida, hasta el momento, junto a sus seres más queridos.

Si te ha gustado y deseas diferenciarte con una ilustración personalizada, puedes escribirme sin compromiso a cucatraca@gmail.com