martes, 4 de agosto de 2020

Felices vacaciones y... una reflexión

Vuelvo a rescatar esta ilustración para cerrar el chiringuito hasta septiembre.

A mi vuelta no te voy a relatar mis vacaciones como otras veces (de hecho todavía tengo pendiente postear las del año pasado en Praga) porque este año, y supongo que lo comprenderás, van a ser unas vacaciones muy distintas. Ni viajes, ni planes ni quedadas. ¿Y sabes qué? no pasa nada.

Necesito descansar y desconectar sin dejar de trabajar en Els 7 colors de la Bet

Ahora estoy bien, en paz y tranquila conmigo misma y con mi entorno, pero he sufrido mucho hasta llegar aquí. Durante el confinamiento todo fueron contratiempos, zancadillas y mucho, mucho estrés.

Si hay algo que he aprendido de esta situación tan extraña es a no forzarte en ser más ambiciosa ni productiva. Creo que ir en contra de cómo te sientes es precisamente lo que te lastra. Hacer lo que se supone que se tiene que hacer implica entrar en el terreno de la odiosa comparación

¿Recuerdas qué se llevaba hacer durante el confinamiento? "ocupar" el tiempo confinada haciendo cosas, siendo productiva (ahora me apunto a este curso, luego a este otro, hago un pan de espelta, otro de multicereales,...) Me agobié. Intentaba seguir un ritmo que NO era mío y no podía (más que nada porque la carga laboral se duplicó)

Es un error compararte con el resto que no para de "hacer cosas" porque ellos no son tú y tu cuerpo te pide descansar. ¿Y sabes una cosa? No eres ni mejor ni peor por no ser "productiva". Tampoco eres la única, lo que pasa es que no queda bien reconocer la propia vulnerabilidad. Por eso me gustó tanto encontrar este vídeo de Fran Meneses (una ilustradora chilena afincada en NY) que confesaba abiertamente perdonadme por no ser productiva pero no estoy bien. Me sentí tan identificada... 

Repito, no pasa nada, está bien no estar on fire como el resto de la humanidad.

Así que sé amable contigo y muéstrate una compasión infinita. No te compares y no te machaques. Dibuja, pinta, baila,... si te apetece. Sé productiva... ¡o no! Estírate en el sofá y no hagas nada. Es igual de válido que retomar ese proyecto abandonado.

¡Felices vacaciones!




Volveré en septiembre con un post muy, muy especial que justo ayer terminé de maquetar.

Si no quieres perderte la primera newsletter de la nueva temporada 2020-21, te sugiero que te suscribas al blog clicando en el enlace o en la casilla de suscripción al final de la columna derecha.

viernes, 31 de julio de 2020

Ilustrando a... Mar Villar

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de… Mar Villar



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Estudié Bellas Artes porque me gustaba dibujar y supuse que la carrera me aportaría algo. Empecé en Altea, pero exceptuando unas pocas asignaturas y profesores, acabé un poco harta porque tenía la sensación de estar perdiendo el tiempo y no aprender nada. Eso sí, en Altea fue donde me matriculé en la asignatura de ilustración y fue ahí cuando todo me hizo conexión: vi que ilustrar era una profesión y que era exactamente lo que quería.

© Mar Villar


Me fui a Salamanca a terminar los estudios. Allí todo era completamente distinto, había mucho más nivel y la exigencia era mayor, y me tocó ponerme las pilas. Los primeros dos o tres meses allí fueron muy intensos y tuve que esforzarme una barbaridad, pero mereció la pena. Acabé con varias matrículas y la bonita experiencia de haber vivido en una ciudad preciosa y con cigüeñas.   

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?

El libro que más recuerdo era uno sobre animales de granja, sin texto, con unas ilustraciones bellísimas y llenas de detalles, y que aún conservo en casa de mis padres. Me gustaban mucho también los libros de Fray Perico, los cómics de Astérix, 13 Rue del Percebe (me encantaban), los libros de ¿Dónde está Wally?

Creo que a nivel gráfico no tengo mucho que ver con lo que he mencionado, pero sí me he dado cuenta que a veces recurro a hacer ilustraciones con muchos detalles y elementos para que el receptor se esfuerce en observar los detalles, y supongo que por ahí sí me habrán influido más.
Rapunzel con piojos. Ilustraciones © Mar Villar

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?

¡Muchos! De ilustradores podría dar un montón de nombres y no pararía, cada cual me aporta algo. Si entendemos referentes como inspiración, me puede servir cualquier cosa: ver una peli, visitar una exposición, captar una conversación, dar un paseo… El truco es estar abierta y receptiva a lo que se te presente.

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro? 

Realmente, mi primer libro como autora está entregado pero aún no se ha publicado, y supongo que aún se retrasará más a raíz del confinamiento y de que tantas y tantas editoriales han tenido que readaptar su calendario de lanzamientos de novedades.

O misterio dos fillos de Lúa. Ilustraciones © Mar Villar


No desvelaré mucho porque no se ha publicado, pero os diré que gira en torno a cómo pueden cambiar las cosas en un solo año. Puede parecer mucho o poco tiempo según se mire, pero hay veces que las cosas giran de tal manera en tan poco tiempo que todo se pone patas arriba. El pretexto de este libro es buscar a un personaje que está escondido en todas las páginas del álbum, pero a la vez hay personajes que se repiten en algunas de ellas y a los que les pasan cosas, y vas viendo lo que les sucede y cómo evolucionan a lo largo de la historia.  

5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

Mi primer encargo que se publicó fue en 2010 para la revista Muy Interesante Junior, que ya no existe. Más tarde, y a cuentagotas, empezaron a entrarme trabajos de libro de texto y material didáctico para Santillana y SM. 

Ana está furiosa. Ilustraciones © Mar Villar


6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?

Escribir no escribo mucho. Para Mamá, este cuento es para ti, me ayudaron bastante desde Zenith, y para otro libro que aún no ha salido también me echaron una mano. Precisamente esa es la espinita que tengo clavada: se me ocurren proyectos e historias que contar pero no sé muy bien cómo darles palabras, y al final nunca termino nada básicamente por eso.
Mamá, este cuento es para ti © Mar Villar

7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

Soy de las de madrugar, me preparo o me preparan el café o té y salgo a pasear a Púa. A veces hago un poco de yoga al volver a casa y entonces empieza la jornada. Tengo el estudio en casa, y normalmente me anoto el día anterior todo lo que tengo que hacer. Hay temporadas más tranquilas y otras en las que estoy con varias cosas a la vez y me tengo que planificar muy bien para llegar a todo. 
Aquí no todo es dibujar, también toca responder emails, hacer facturas, actualizar web y redes sociales, formarte con algún curso… Siempre dependiendo del tiempo que me deje el trabajo que tenga entre manos.

Colección Julia & Paco: Un nuevo amigo. Ilustraciones © Mar Villar


8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

Mi objetivo es seguir disfrutando y pasármelo bien, y poder hacer mis pruebas y experimentos al margen de los encargos y que me permitan evolucionar y encontrar  nuevos caminos.
Hay veces que tengo ideas definidas sobre lo que quiero transmitir, y otras simplemente dibujo, imagino, y que el receptor interprete y haga la suya.

Excelentísima Caperucita. Ilustraciones © Mar Villar


9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

En septiembre saldrá el primer libro en gallego de una nueva colección de la mano de Xerais y escrita por Leticia Costas. De su traducción al castellano y catalán se encargará Alfaguara, pero para eso habrá que esperar hasta enero. Este mes de agosto quiero retomar un proyecto de álbum en el que estoy atrancada con el texto, y espero poder presentar algo en septiembre a posibles clientes. Pero sobre todo quiero descansar e irme a la playa y a la montaña, que septiembre vendrá cargadito.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

Les diría que trabajen mucho, que dibujen todos los días, que traten de ser objetivos y honestos con lo que hacen, que busquen en qué mercado o mercados pueden encajar, que monten un buen portfolio… ¡Son tantas cosas! A mí todo esto no me lo enseñaron y lo fui aprendiendo por mi cuenta, fijándome en otros y preguntando a gente que ya trabajaba en ilustración. 

Hace tiempo escribí un par de entradas en mi blog que suelo recomendar a la gente que me dice que quiere dedicarse a esto y que me pregunta qué hacer, así que te dejo los enlaces aquí y aquí. Espero que sean útiles.
Inktober 2019. Gatos e Historia del arte © Mar Villar



Para obtener más información sobre Mar Villar, puedes visitar su web
También puede seguirla en Instagram





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

lunes, 27 de julio de 2020

Ilustrando a... Elena Hormiga

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de... Elena Hormiga



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Cuando me preguntan por mis inicios nunca sé desde dónde empezar a contar, así que voy a hacer el ejercicio de la cronología inversa: ahora soy ilustradora y autora de libros infantiles. Antes fui diseñadora gráfica. Y antes de eso fui ingeniera. Y si sigo tirando del hilo, fui adolescente a la que le encantaba escribir y fui niña a la que le encantaba dibujar y pintar.

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?

Tengo un recuerdo maravilloso de El bolso amarillo de Lygia Bojunga Nunes, quizá porque precisamente conservo una nota que escribí de niña y que dice lo siguiente: "Deseos: yo quiero ser mayor y seguir leyendo El bolso amarillo y también yo con 7 años tener una hija". 

Recordaba algunos detalles de la historia, ciertas imágenes que quedaron grabadas en mi imaginación y que mezcladas con el encanto de la nota caligrafiada convertían el libro en un objeto mítico. Hace poco volví a leerlo, con mucho miedo de estropear un recuerdo tan bonito. Para mi sorpresa sigue pareciéndome un libro maravilloso, con una protagonista cautivadora. El libro es de 1976 y es de lo más moderno y feminista.

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?

Me gusta mucho la sensibilidad de Carson Ellis, la frescura de Joohee Yoon, la experimentación de Blexbolex. Y aunque no sea actual, la obra de Tomi Ungerer siempre me divierte y me refresca como un granizado de limón.

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?

Mi primer libro como autora de textos e ilustraciones fue un accidente. Yo quería ser ilustradora y no sabía por dónde empezar, vi que había algunos concursos de álbum ilustrado y me pareció una buena manera de arrancar con algo concreto, de aprender a aterrizar las ideas y darles forma de libro. No sé muy bien cómo ni porqué pero el proyecto gustó y gané el concurso. Sentí mucha alegría y mucho vértigo. 

El hombre que quiso conocer a la Luna © Elena Hormiga


Había enviado el proyecto tirándome a la piscina, sin saber apenas lo que era un álbum ilustrado en realidad. Ahora, ocho años después, me siento muy lejos de aquel primer proyecto, pero siempre le estaré agradecida porque me ayudó en el camino y aunque ahora no me identifico demasiado con él, no deja de ser un trabajo con el que aprendí mucho.

5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

El primer primer proyecto fue un libro de cuentos preciosos escritos por Rafa Ruiz. El libro se llama Toletis y ya va por su tercera entrega de aventuras. 
Toletis. Ilustraciones © Elena Hormiga

La recomendación vino de parte de mi amigo Roberto Vidal quien sugirió mi nombre a Rafa. Me siento muy afortunada y agradecida a ambos por la oportunidad.

6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?

Hace unos años habría respondido otra cosa, pero ahora es inevitable decir que la inspiración me llega por el tiempo que comparto y disfruto con mi hijo. Sus intereses, sus observaciones y sus ocurrencias influyen enormemente en lo que planteo como autora.
Poemas para niños chicos de Federico García Lorca © Elena Hormiga

En cuanto al tiempo que me lleva materializar una historia, en realidad poco, soy demasiado impaciente y acabo precipitando el proceso. Es uno de las temas que quiero mejorar. De hecho últimamente estoy tratando de trabajar en proyectos paralelos que se ubican en estados diferentes; de manera que si me viene la impaciencia con uno, puedo bloquearlo temporalmente y saltar a otro para enfriar las prisas. Veremos si esto me funciona o vuelvo a mis prisas habituales.
Ilustraciones © Elena Hormiga

7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

Me encantaría tener una rutina ordenada, pero llevo ya muchos meses (desde que el coronavirus llegó a nuestras vidas y se suspendieron las clases en los colegios) que mi día a día consiste en ir arañando minutos para trabajar y compaginarlo como puedo con la crianza de mi hijo que aún es pequeño. A pesar de todo puedo decir con orgullo que durante esta temporada he podido sacar adelante bastantes proyectos, y sinceramente no sé cómo lo he hecho (ahora mismo, por ejemplo, respondo estas preguntas mientras construimos un circuito de canicas)
¡Vamos al parque! © Elena Hormiga

8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

No sé si tengo un OBJETIVO en mayúsculas… simplemente algo me llama la atención o me hace gracia y me da una idea, y esa idea se me queda dentro hasta que se me ocurre qué hacer con ella. Puede ser un libro o una sencilla ilustración que subo a instagram. Más que objetivos de mensajes a transmitir, creo que hay temas que me interesan que son recurrentes en mi trabajo, lo cotidiano, los dobles sentidos, la ironía están por ahí casi siempre, pero sin una intención premeditada.
Pequeños grandes gestos por la tolerancia. Ilustraciones © Elena Hormiga


9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Acabo de terminar un libro súper especial que va a publicar Apila Ediciones en los próximos meses, se llama ¡Blas! y es una historia que juega con lo cotidiano y con cultivar una sensibilidad. Me he divertido mucho pensando el libro e ilustrándolo, tengo mucha ilusión puesta en él.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

No perder tiempo en desanimarse, ese tiempo bien invertido puede ser muy fructífero.
 © Elena Hormiga



Para obtener más información sobre Elena Hormiga, puedes visitar su web
También puede seguirla en su página de Facebook e Instagram





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

lunes, 20 de julio de 2020

Ilustrando a... Zuriñe Aguirre

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de... Zuriñe Aguirre


1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Mi formación académica es artística pero no está directamente relacionada con la ilustración. Estudié el grado superior de Decoración y unos años más tarde cursé un diploma TIC, de Tecnologías de la Información y de la Comunicación en la Universidad Toulouse Le Mirail, en Francia. En esa época empecé a dedicarme profesionalmente a ilustrar. Y complementé mis estudios con un Posgrado de Diseño Digital.

Mi interés por la ilustración y la literatura infantil ha sido desde siempre porque tuve la suerte de tener a mi alcance un montón de libros cuando era pequeña. Me gustaba tanto que me llevaran a otros mundos imaginarios que siempre quise poder hacer eso mismo con las historias que rondaban por mi cabeza. Así que siempre dibujaba personajes y escenas, y escribía historias.

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?

Los recuerdo perfectamente, de hecho alguno de ellos todavía vive en las estanterías de mis hijos. Nací y crecí en una familia de clase media, tirando a baja pero nunca me faltó un libro. Mis padres siempre me regalaban libros y pinturas. Y esto, indudablemente, ha influido mucho en mi trabajo.


Recuerdo las divertidas historias de Enid Blyton y las clásicas ilustraciones de algunos libros ingleses. Los cuentos de la colección Lindaflor de la editorial Toray con ilustraciones de María Pascual… esto da una idea de mi edad (jajaja).
Hubo un libro que sí me marcó realmente por todo lo que expresaba con tan solo una línea negra y ese arte que tiene Quino: 10 años con Mafalda. 

Con 8 años no entendía la ironía, el sarcasmo y la crítica social que hacía, pero me divertían enormemente esas tiras tan llenas de contenido, tanto visual como textual. Junto con ese libro en mi octavo cumpleaños, me regalaron también un despertador de esos que hacen mucho ruido cuando las agujas se deslizan por la pantalla. Ese mágico y, hoy en día, anticuado despertador tenía una pequeña bombillita que para mí hacía las veces de linterna. Me escondía debajo de las sábanas a leer cuando ya me decían que tenía que dormir… estaba enganchadísima a la lectura.

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?

La literatura infantil en general y la vida misma en particular. En España hay un panorama de ilustración de lo mejorcito. Hay grandes ilustradoras e ilustradores y se hacen álbumes de mucha calidad. 
No puedo darte ningún nombre en concreto porque sería infiel a mi misma, me gusta mucha gente precisamente porque cada uno te aporta diferentes enseñanzas y sensaciones.

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?

De mis abuelos. Sardines of love es una historia rocambolesca de amor y fidelidad. De llegar hasta el final cuando deseas algo o a alguien. De lucha, de adaptación a las circunstancias… Y Lola y Lolo son sus personajes, tan amorosos… así eran mis abuelos Dolores y Manuel. Luchadores por la época que les tocó vivir, tuvieron que adaptarse a muchos cambios y criar muchas hijas e hijos y cambiar de ciudad y tener muchos trabajos y muchos “y” más… Este libro es mi pequeño homenaje a ellos, admiración infinita. Y por supuesto amor, siempre amor.
Sardines of love © Zuriñe Aguirre

5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

Por una parte Sardines of love fue mi primer libro como autora e ilustradora simultáneamente con Martín Gris. Sardines of love fue publicado por la editorial inglesa Child’s Play y posteriormente traducido al español por Edelvives.

Martín Gris ganó el concurso de Cuentos para la igualdad de 2013 convocado por el Ayuntamiento de Dos Hermanas. Y eso me dio alas para seguir adelante ilustrando y escribiendo. 
Martín Gris © Zuriñe Aguirre

6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?

Cada historia tiene su tiempo, tanto para el texto como para las ilustraciones. 
Hay historias que surgen al momento y florecen rápidamente y otras que se cocinan lentamente en la cabeza o son fruto de diferentes experiencias. 

La inspiración me la da la observación, la música, los viajes, mis amigas y mis hijos… y cómo no, mi cabeza imparable que a veces se empeña incluso en no dejarme dormir (jajajaja)

7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

He de decir que aunque mentalmente parezco caótica y mi estudio también lo parece (jajaja) soy muy disciplinada en horarios sobre todo siempre que mi vida familiar me lo permite. 
Estudio de Zuriñe © Zuriñe Aguirre

Mi estudio está en mi casa, lo que por un lado es positivo porque me permite mayor flexibilidad y adaptar mis horarios a los de mis hijos y por otro es negativo porque no tengo la suerte de compartir mis ideas con otros creativos y recibir feedbacks… y lo mismo ilustro, que escribo que cocino unas lentejas.

Mi día a día está normalmente condicionado por el proyecto o proyectos en los que esté trabajando. Hay temporadas que son más tranquilas y me permiten organizar una jornada de seis horas. Y también hay temporadas en las que no descanso ni el fin de semana y trabajo muchas horas. He llegado a trabajar en épocas de entregas hasta 16 horas, ¡una locura!
Storyboard e ilustración final de Maya y la máquina de contar cuentos © Zuriñe Aguirre

8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

Escribir y pintar es mi forma de expresión.
A través de las palabras escritas y de mis ilustraciones cuento historias de la vida, hablo de valores e incluso de momentos difíciles y cómo afrontarlos. Sobre esto trata mi último libro ¡Adiós capitán!, que será publicado por la editorial Abresueños en breve.

El mensaje depende mucho del receptor así que muchas veces aunque te empeñes en enviar un mensaje claro y conciso no sabes cómo va a desembarcar en el público que lo recibe. 

Las historias que yo escribo son sentimientos, me gusta tratar sobre los estados de ánimo y la interacción entre personas. Y el amor y desamor están siempre presentes. Creo firmemente que necesitamos amar para vivir plenamente.
El iglú © Zuriñe Aguirre

9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Estoy trabajando en dos. Me gusta complicarme la vida (jajaja). Pero como estoy con otros proyectos diferentes los tengo un poquito abandonados. 
El primero trata sobre el amor imposible, nuevamente, el amor… y el segundo sobre cómo enfrentarte a las cosas difíciles que se presentan en la vida, cómo afrontar los miedos y situaciones embarazosas. Este último he querido darle un toque divertido.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

Bueno… pues entonces tengo que bipolarizarme por necesidad. ¿Qué queréis primero: ángel o diablito? (jajaja)
Ángel: lucha siempre en la vida por lo que deseas. 
Si se quiere, con tesón y mucho trabajo, se puede conseguir. 
Yo quería ser ilustradora y trabajé muy duro para ello. Detrás de esa veintena de álbumes ilustrados hay muchas horas de trabajo mal pagado y muchos libros de texto. Ilustrar libros de texto te da unas tablas increíbles que no se consiguen trabajando en álbum.
Si ilustrar te hace feliz ¡adelante! No hay nada mejor que trabajar en lo que amas.

Diablito: ¡Uff! El sector del libro no es un sector fácil. Llegar a las editoriales cuesta mucho trabajo porque está muy masificado. Hay editoriales de las que nunca recibes respuesta a los proyectos enviados y otras que te contestan que tu trabajo no tiene cabida en su línea editorial. Hay que caer y volver a levantarse mil veces. Así que tienes que tener muy claro que es a esto a lo que te quieres dedicar porque hay que mantener el ánimo vivo todo el tiempo.

Ahora entramos en el lado más desagradable. Ser ilustrador no está pagado, tal cual, ¡sí, literalmente! Son muchas horas de trabajo para recibir adelantos, en la mayoría de los casos, no siempre ¿eh?, pero sí en la mayoría de los contratos, irrisorios. Yo he vivido todos los casos posibles y puedo decir que hay que estar al pie del cañón sin bajar la guardia constantemente.
Así que ¡mucho ánimo!
Mamá teje © Zuriñe Aguirre


Para obtener más información sobre Zuriñe Aguirre, puedes visitar su web 
También puede seguirla en su página de Facebook e Instagram





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

lunes, 6 de julio de 2020

Ilustrando a... Alicia Más

Bienvenida a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra. 

Hoy te presento el trabajo de... Alicia Más



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado? 

Dibujar ha sido una de mis actividades favoritas desde bien pequeñita, es por eso que estudié Bellas Artes.
Me encantaban los libros ilustrados, pero no fue hasta poco después de acabar la carrera que descubrí que eso podía ser un trabajo. Todo empezó al ver, por casualidad, el trabajo de una ilustradora en redes sociales. Investigué más y vi que había gente que se dedicaba profesional y exclusivamente a ello. No sé ahora cómo será, pero cuando yo estaba en la carrera no nos hablaron de ello.
© Alicia Más

Tras aquella grandísima revelación, empecé a hacer tanto como estaba en mi mano para poder dedicarme a ello: seguir formándome, investigar el trabajo y la carrera de otros ilustradores, practicar y montar mi portafolio, etc. Fue en ese transcurso cuando me enamoré de los álbumes ilustrados.

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo? 

¡Si! Los recuerdo. Cuando yo era pequeña no contábamos con la variedad que hay ahora. Eran típicos los libros de Teo, los cuales me encantaban porque estaban llenos de detalles, era imposible quedarte con todo de un solo vistazo. Los miraba una y otra vez a lo largo de los años.

Después está mi cuento favorito de una colección que se llamaba Leo Leo. El libro en cuestión se titulaba Cara de Payaso (Texto: Jo Hoestlandt. Ilustraciones: Ulises Wensell) y era para niños de 7 años. Todavía lo tengo conmigo. Tanto el mensaje como las ilustraciones me llevaron a leerlo más de una vez. La historia contaba lo maravilloso que es ser diferente. Tocaba, también, el tema del bullying.

Sí que siento que me han influido totalmente. Como he comentado, me encantaba dibujar, así que los miraba y estudiaba con mucha atención para aprender a hacerlo yo.


3. ¿Cuáles son tus referentes actuales? 

Tengo una larguísima lista de ilustradores que me encantan. Nombro algunos: Benji Davies, David Sierra, Beatrice Blue, Emily Hughes, Kim Smith, Chris Chatternon, Jim Field, Lorelay Bove, Paola Escobar, Marta Altés, Rebecca Green, Zoe Persico, …

Y podría continuar hasta el infinito. 


4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro? 

Se fue cocinando poco a poco en mi cabeza sin apenas yo darme cuenta.
Quería ilustrar un cuento, era mi mayor sueño. Pero también veía importante que fuera bueno a nivel comercial; que, a la vez de ser atractivo para niños y padres, tuviera un mensaje valioso.

La Superchef  © Alicia Más

Estaba en un momento de mi vida en el que me sentía con fuerzas. Me veía capacitada para llevar a cabo el proyecto, ya que durante los últimos años me había demostrado a mi misma que era capaz de superar retos y lograr cosas que antes consideraba imposibles. De hecho, es así como surgió la idea de hacer que el cuento fuera sobre cumplir sueños y no rendirse a la primera. Podríamos decir que tiene algo de autobiográfico.

Después, el resto de ideas llegaron gracias a la observación. ¿Qué les gusta a los niños?, ¿qué modas hay ahora mismo?, … Traté de hacerme las preguntas adecuadas. La protagonista es una niña con superpoderes y le encanta la cocina.  Nada de eso fue por casualidad, todo eran respuestas a mis preguntas.

La Superchef  © Alicia Más


5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad? 

Mis dos primeros trabajos dentro del mundo editorial fueron para Bruño Grupo Editorial. El primero fue La Superchef, el proyecto que les presenté y aceptaron publicar. El trabajo estaba casi completo cuando les mandé la propuesta, excepto pequeños detalles que se resolvieron más tarde.

La Superchef  © Alicia Más

Tras ese proyecto me propusieron ilustrar El monstruo transparente da miedo …¡de verdad!, escrito por Pilar Lozano. Aquí sí partíamos de cero y he de decir que fue una experiencia que me sorprendió gratamente. Pensaba que la presión de ser el primero derivaría en muchos momentos de crisis, pero no fue así. Los posibles contratiempos de novata con los que me podría haber encontrado los había vivido y resuelto antes, cuando trabajaba sola en La Superchef.
El monstruo transparente da miedo... ¡de verdad! Ilustraciones © Alicia Más

Por otro lado, la relación con las editoras y la escritora fue muy buena. De hecho, su apoyo e intervención me resultaron positivos. Creo que, en parte, fue así porque contaban con una gran experiencia que me facilitaba las cosas. Fueron muy claras: esta es nuestra forma de trabajar, este es el texto y por aquí queremos ir. Su papel lo tenían muy claro, pero no quita que no me diesen libertad para yo desempeñar el mío, lo cual también me permitió disfrutar del proceso. Y si había alguna modificación, había una buena razón detrás, es decir, estábamos de acuerdo en lo que queríamos para el proyecto. Todo eso me fue de mucha ayuda. No hubieron, como les llamo yo, “sorpresas”.

El monstruo transparente da miedo... ¡de verdad! Ilustraciones © Alicia Más

6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas? 

Me encanta escribir, eso sí, me considero más ilustradora que escritora, más que nada, porque, profesionalmente hablando, he ilustrado más que escrito.

De los cuentos publicados en los que he trabajado, La Superchef es el único del que soy autora del texto también, así que puedo contarte mi experiencia en este proyecto:

Trabajé como diseñadora en una agencia, así que, al proyecto, sólo podía dedicarle dos o tres horas por la noche. Recuerdo que a principios de septiembre me dije a mi misma que escribiría el cuento para luego ilustrarlo. A finales del mismo mes el texto estaba acabado, salvo pequeñas modificaciones. Para ese entonces tenía también algunos bocetos y podía empezar con el storyboard.

Para mi esta experiencia fue increíble. Hablo detenidamente sobre esto en un post que publiqué hace un tiempo en mi web.

Propuesta de proyecto de La Superchef  © Alicia Más

Con esto no quiero decir que ahora todas las historias me lleven un mes. Mi experiencia en este campo no es tanta como para poder dar tiempos exactos. También creo que intervienen muchos factores: público al que vas a dirigirte, desde qué punto partes, como de inspirada te encuentres, …

En cuánto a la búsqueda de la inspiración, suena a tópico, pero la puedes encontrar en cualquier parte. Lo importante es observar con atención, permitir que tu cerebro se vaya sirviendo tanto de los grandes como de los pequeños detalles que considere interesantes. De esta manera luego tendrás herramientas y material suficiente con los que trabajar y generar ideas y contenidos originales.

Los dibujos de Ladybug, que tanto éxito tienen entre los peques ahora, fueron los que me hicieron tomar la decisión de que la protagonista de La Superchef fuera una superheroína.

Por otro lado, en estos últimos años ha surgido un gran interés por la comida saludable y el aprender a cocinar. Está de moda publicar en redes sociales lo que comes, los concursos de cocina en tv, enseñarles recetas a los niños, … Es por eso que decidí que el personaje principal tendría el sueño de ser chef.



7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día? 

Pues, por un lado, está el proceso y metodología que uso para llevar a cabo un proyecto de álbum ilustrado y por otro mi día a día. Son cosas distintas.

Dentro del proceso de realización de un álbum ilustrado hay varias fases. Por supuesto, hay diferencia entre un proyecto que escribo yo y otro en el cual el texto me viene dado. También dichas fases dependen de la editorial con la que trabaje. Por ejemplo, en algunos unos casos el manuscrito/texto definitivo te viene dado y las características principales están bastante claras: número de páginas, tamaño, estilo de ilustración, distribución del texto en las páginas… Con todo esto sobre la mesa los siguientes pasos serían:

1. Leer y analizar el texto en profundidad. Tomar anotaciones.
2. Empezar con el diseño de personajes.
3. Elaborar el storyboard. Abocetar a grandes rasgos la distribución del texto junto con los personajes y sus escenarios.
4. Bocetos más acabados. Determinar esquemáticamente las luces y las sombras.
5. Pruebas de color.
6. Arte final del proyecto.



© Alicia Más

Desde la fase en la que empiezas a diseñar el personaje, al cliente/editorial se le va mostrando el trabajo realizado para su aprobación. Tras las posibles modificaciones, en caso de que las haya, y conformidad de todas las partes, se puede pasar a la siguiente fase.
© Alicia Más

No siempre el briefing o las características están tan definidas, en esos casos las fases son las mismas, pero se les añaden algunos pasos más en los que se resuelven esos datos que faltan.

En cuanto a mi día a día, llevar a cabo el trabajo de elaboración de un álbum ilustrado es una parte. Dedico más o menos tiempo, dependiendo de las prisas, a avanzar el proyecto. Pero, por otro lado, también están los emails, las facturas y otros asuntos que también forman parte del trabajo del ilustrador freelance.

Hay temporadas en las que ves necesario u oportuno ampliar conocimientos sobre X cosa que podría venirle bien a tu carrera, pues estudias; otras en las que necesitas unos días para actualizar tu web; o, no sé, quizás vas a acudir a un evento y te hacen falta tarjetas de visita. Siempre hay algo que hacer y es importante reservar unas horas para esas cuestiones ya que son igual de importantes.

Me gusta dedicar unos minutos a hacer listas de prioridades y a partir de ahí organizarme, pero que la prioridad no abarque todo mi tiempo y me haga olvidarme de lo demás, salvo excepciones de urgencias extremas. En todas las empresas en las que trabajé antes de ser autónoma se hacía así y me parecía que funcionaba bien.


8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras? 


Me encantan los cuentos en los que aprendes algo que te sirve para tu vida o aquellos en los que, sencillamente, te sientes identificado. Los libros pueden ser auténticamente reveladores.

No importa el formato, el dibujo puede ser una herramienta increíble para ayudarnos a comprender mejor lo que nos rodea y hacernos la vida más fácil desde bien pequeños.


© Alicia Más

Siempre me ha encantado dibujar, pero, cuando me percaté de que mi trabajo podía ser verdaderamente útil, me sentí plenamente motivada y realizada con el hecho de ser ilustradora. Mi objetivo es seguir aprendiendo y evolucionando por este mismo camino.

9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él? 

Tengo unas cuantas ideas archivadas para libros que quiero escribir e ilustrar, en especial hay una de ellas a la que quiero darle forma, pero ahora mismo estoy empezando otro proyecto con fecha límite al que tengo que dedicarle todo mi tiempo.

En dicho proyecto el texto me viene dado, yo me encargo de las ilustraciones. Y, por contrato, poco más puedo contar sobre este nuevo libro, tan solo que estoy muy emocionada. Es un cliente para el que hace tiempo quería trabajar, y la historia del cuento es preciosa.


10. Un último consejo a las que, como tú, quieran dedicarse a esto: 

A mi me ha ayudado mucho invertir en formación y aprender a llevar de la mejor manera posible los momentos de crisis, aquellos en los que piensas que no sirves o que no puedes.

Investigar y ser muy observador son, también, parte del proceso de formación, y, además, cuánto más te permitas disfrutarlo, mejor. A veces somos demasiado duros con las cosas que nos decimos a nosotros mismos.

Y, por supuesto, que esa búsqueda de crecimiento no solo sea a nivel técnico, lo cual es muy importante, sino también a nivel psíquico. Cuídate bien y fíjate objetivos a corto plazo; traza planes que puedas cumplir, apláudete cuando algo salga bien; y, si sale mal, trata de averiguar por qué y qué puedes hacer. Ten paciencia.

Importante, ayuda a los demás y rodéate de gente que esté dispuesta a ayudarte a ti también, ya sea un familiar que es tu fan número 1 y quiera darte ánimos; o un compañero diciéndote que hizo él/ella cuando tuvo tu problema. A veces, buscando ayuda y preguntando, recibes respuestas que son de muchísima utilidad y te ahorran gran cantidad trabajo.
© Alicia Más


Para obtener más información sobre Alicia Más, puedes visitar su web
También puede seguirla en su página de Facebook e Instagram





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

martes, 30 de junio de 2020

Els 7 colors de la Bet

Últimamente el blog ha vuelto a tener visitas sin que haya hecho nada por reactivarlo. En especial la serie de entradas Cómo escribir e ilustrar un cuento y no morir en el intento.
La única explicación que se me ocurre es que, a raíz del confinamiento, muchos nos hemos permitido retomar esos proyectos que, por falta de tiempo, tendíamos a posponer.
Ahora que tenemos precisamente ese tiempo y un montón de recursos gratuitos, ¿por qué no aprovecharlos?
Parece que me haya subido a la moda del "todo irá bien", ¿verdad? Pues no, este proyecto tiene más años que Matusalén. Ideé la portada al mismo tiempo que las 4 primeras ilustraciones


Pues bien, hoy te quiero mostrar el proceso de un proyecto al que yo también me he permitido volver: Els 7 colors de la Bet (en castellano Los 7 colores de Bet)

Al igual que Cigronet, este álbum ilustrado surgió como un ejercicio de clase. La única diferencia era que debíamos partir de un texto original e inédito.
Como la autoría integral no era obligatoria, podías recurrir a un amigo a quien se le diera bien escribir o intentarlo tú misma con tus escasos conocimientos. Yo tiré de amigas escritoras, es más, les hice un cásting. Finalmente el texto ganador fue un conjunto de poemas que Sílvia Tarragó escribió para su sobrina Bet cuando ésta cumplió 5 años.


A pesar de no seguir la típica estructura de inicio, nudo y desenlace, el texto me cautivó. Me ofrecía la posibilidad de componer ilustraciones con sentido y trabajar a conciencia el color.

Para cerrar bien el argumento que giraba en torno a la teoría del color, le pedí a Sílvia que inventara unos cuantos poemas más. Así podría representar los 7 colores del arco iris que descubre y conoce Bet por sí misma, Els 7 colors de la Bet.

En las primeras páginas vemos a Bet en blanco y negro que disfruta dibujando y pintando todo lo que le rodea. También empieza a leer y a comprender el significado de las palabras.  
Sólo aquello que "toca" Bet tiene color (dibujos, palabras,...)




Después entra en el mundo del color donde aprende a identificar objetos y emociones que guardan similitudes cromáticas con el color que va descubriendo en cada página.
... pero ella sigue viéndose en blanco y negro


¿Qué te parece? 
Mi idea era aprovechar este paréntesis para solucionar algunas escenas dudosas y reinterpretar otras nuevas rescatando los valiosos consejos de Rebeca Luciani:

Huir de la literalidad (es lo fácil) para aportar más con la ilustración. Leer hasta encontrar qué hay/se esconde debajo de la descripción, contar lo que está "silenciado" y detectar la emoción (contracción o expansión). 
Una de las dos propuestas explica mejor lo que describe sutilmente el texto de la página 11


Desprenderme de algunos "tics" y manías como el uso de demasiadas verticales y horizontalesBuscar composiciones más dinámicas empleando diagonales.
Rompí la horizontalidad del tronco donde reposa el sapo inclinándolo y superponiendo planos para generar sensación de profundidad


No quedarme con la primera opción. Vale la pena invertir un poco de tiempo en probar otras opciones aunque sea de un modo muy primario que decantarse por lo primero, lo fácil, y perder otra opción que haría ganar más el proyecto.
Idea inicial, variaciones y propuesta elegida enmarcada en gris: Bet "dirigiendo" una orquesta formada por una banda de pájaros de colores en unos postes de teléfono a modo de pentagrama

¿Por qué voy a reformular el storyboard? con Cigronet, es como si hubiera hecho 3 libros porque tuve que rehacer algunas ilustraciones, retocar otras (un Cristo, vamos...) Si lo hubiese probado más antes de pasar a limpio el storyboard... por esa razón con Els 7 colors de la Bet no puedo permitirme el lujo de quedarme con la primera opción.


Aunque el proyecto es muy bonito, al menos a mi me lo parece, el único inconveniente importante que limita sus posibilidades editoriales es el texto, que sean poemas y que estén en catalán. Tenía pensado enviarlo acabado a algunas editoriales catalanas pero viendo cómo está de estancado el panorama editorial por el Covid-19...
Y justo leí este post de Álex Falcón (edito: finalmente ha conseguido su objetivo. ¡Enhorabuena!)

¿Y tú qué opinas? ¿Me lanzo a la autopublicación?
Te leo en los comentarios ;)




¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!