viernes, 12 de octubre de 2018

Empezando un nuevo curso con novedades a la vista

¡Cuánto tiempo! 
No recuerdo cuándo fue la última vez que nos pusimos al día, así que hoy, viernes festivo, me he dicho que te iba a actualizar ni que sean 4 líneas... Bueno, es un decir. Tú ya sabes que la síntesis no es lo mío...

Antes que nada, ¿cómo estás? ¿has cogido fuerzas tras el verano? ¿cómo has remontado septiembre?
Yo tengo bastantes cosas que contarte pero voy a resumírtelo muy mucho o me darán las mil...

1. Como era de esperar, en el instituto de Sant Cugat estoy de coña. Todo es maravilloso: mis compañeros, los alumnos, el conserje, la media jornada, el HORARIO (quienes lo han visto ya saben a qué me refiero), el ambiente, las instalaciones, todo. 
Institut Angeleta Ferrer i Sensat, 11 años después
La única "queja" es que aquí se trabaja mucho. Aparte de ser cotutora de siete alumnos de 2º de la ESO, y tutora de un "treball de recerca" de 2º de bachillerato, el equipo directivo es nuevo y súper motivado, con muchas ganas de implementar cambios para que todo vaya mejor. Y ya se sabe, adaptarse a los cambios cuesta. Vaya si cuesta...

Las primeras semanas recibía tal cantidad de correos que me sentía saturada. Un poquito de contención, por favor. Por suerte, el número de emails, notificaciones e informaciones ha ido disminuyendo conforme iba avanzando el curso. Eso sí, aún no me sé los nombres de todos. Pido un poco de paciencia, que sólo vengo a trabajar 3 días a la semana (ale, ya lo he dicho, no me odies por ello)

2. No todo han sido cambios, he mantenido las clases particulares de dibujo y cómic aunque me han salido un par más de ilustración. Ni qué decir que enseñar lo que más me gusta me encanta y ¡requetemotiva! 
Tampoco quiero pregonarlo demasiado porque no puedo coger a más alumnos. ¡No tengo más horas!
Por eso... y para solucionar una espinita clavada, tengo una NOVEDAD que contarte:

3. A raíz del curso creació d'un àlbum il·lustrat (a partir d'un conte clàssic) que impartí para docentes este verano en Terrassa, que siempre he querido ofrecer EL curso de álbum ilustrado de autoría integral. ¿La pega? No me atrevía porque la creación literaria no es mi fuerte (el taller que hice en un fín de semana de Lucía Etxebarría no era suficiente) así que tenía que pedir ayuda: buscar a una escritora de LIJ que, aparte de un buen currículum, también fuese formadora. 
Barajé un par de nombres hasta que dí con la única candidata posible: 

No sólo aceptó sino que enseguida nos entendimos a la perfección, como si fuésemos amigas de toda la vida. La semana pasada tuvimos un par de citas con dos entidades interesadas en nuestro curso (porque ya no es mi proyecto, aunque tuviese la iniciativa, sino de las dos). Ahora es cuando vas a alucinar al igual que nosotras porque... 
¡NOS han comprado el curso

Como lo lees... 
Aún tenemos que ultimar detalles pero por lo pronto, blíndate en la agenda los sábados por la mañana de MAYO y JUNIO porque es cuando vamos a impartir el curso de CREACIÓN INTEGRAL DE UN ÁLBUM ILUSTRADO restringido a 15 participantes. 

Si no quieres perderte nada, estate atento/a a mis publicaciones. Es más, te aconsejo que, si no lo has hecho antes, ¡te SUSCRIBAS a mi blog!

4. Por si no lo sabías, a mediados de septiembre creé la nueva cuenta Cucatraca de instagram donde mostrar mis proyectos de ilustración.
Cigronet sigue igual, en stand by... pero he retomado Els 7 colors de la Bet porque tengo la intención de presentarlo a un concurso de álbum ilustrado.
Propuesta de cubierta y contracubierta

Entremedio he tenido que dibujar dos ilustraciones para "Nit de Reis", el cuento de navidad que edita el ayuntamiento de Sabadell, junto con 3 compañeros más de la asociación Bafarada
Por mucho que desee que llegue el momento de que salga a la luz, no puedo mostrar nada. Es más, estaba pensando que podría reciclar una de esas ilustraciones como postal de navidad. ¿Te gustaría?

Y ya pensando en el año que viene, encontré este álbum ilustrado de La Reina de las Nieves por 3€ en una tienda de libros low cost, con la intención de retomar el proyecto que en su día le propuse adaptar a mi amiga escritora y traductora Cristina de la Cerda
© Giovanni Manna
El por qué ahora me ha dado por rescatar antiguos proyectos (Bet, La reina de las Nieves,...) se debe a que he recuperado un PLAN DE ACCIÓN que empecé a principios de año y que había abandonado, para PRIORIZAR lo realmente importante. Me he dado cuenta de que me estaba desviviendo por mi "comunidad" a costa de no ilustrar (otra vez construyendo la casa por el tejado). Así que si ves que tardo en postear las entrevistas Ilustrando a o las entradas de Cómo escribir e ilustrar un cuento y no..., no te asustes. Volveré pero no ahora, cuestión de prioridades. Me entiendes, ¿verdad?

Y esto es a grosso modo todo lo acontecido hasta el momento. ¡Te toca!
Me encantará leerte en el apartado de comentarios ;)




Si quieres estar al día de mis próximas actividades, ¡suscríbete al blog!

domingo, 16 de septiembre de 2018

Ilustrando a... Cinta Villalobos

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.
 
Hoy te presento el trabajo de Cinta Villalobos.

1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica?
 
Estudié Bellas Artes en Salamanca, donde sólo había una asignatura de ilustración. Años después hice un postgrado de ilustración en Eina, en Barcelona. Aunque los cursos que más me ayudaron fueron del Inem: uno de Técnico auxiliar de Diseño Gráfico, donde aprendí a usar Photoshop, Illustrator e inDesign, y otro de auto-ocupación, donde hice un plan de empresa que me ayudó a enfrentarme a los gastos que iba a tener como autónoma.
 
¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?
 
Siempre me gustó dibujar y leer, me encantaban los libros en general. El género del álbum ilustrado en sí creo que lo descubrí en 2010 por un taller de ilustración al que asistí. Fue un descubrimiento.
© Cinta Villalobos
 
2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?
 
Recuerdo algunos cuentos, aunque tengo un poco mezcladas las cosas que leí de pequeña y las que leí ya de adolescente. Algunos libros que me gustaron mucho fueron "La bolsa amarilla", "Rosa caramelo", "Mathilda", "La historia interminable"... Pero también me influyó mucho el cómic (leí montones de Astérix y Mortadelo y Filemón). Y, sobre todo en la adolescencia, mi gran influencer fue mi hermano y las cosas que compraba: revistas con ilustraciones de Warhammer y manga, como la revista Shonen. Por no hablar de los dibujos animados de la televisión...
© Cinta Villalobos
Con el manga empecé a dibujar muchísimo más, lo tengo claro. No sé concretar influencias, hay montones de recursos narrativos visuales que no utilizaría si no los hubiese visto antes.
 
3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?
 
Me encanta el trabajo de Magali Le Huche, los álbumes de Chris Haughton, Jon Klassen, Benji Davies… y un montón más, con las redes sociales descubres el trabajo de gente que, sin tener nada publicado, es buenísima.
 
4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?
 
Pues se me ocurrió de una manera bastante casual. Iba a ir a una feria y hice para vender unos cuadernillos a los que titulé "Ideas para días de lluvia", porque los había decorado con dibujos de gotas, nubes y paraguas. Y un día me puse a pensar en la lluvia y todo lo que implicaba y se me ocurrió una primera versión de la historia.
© Cinta Villalobos
5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?
 
Mi primer encargo después de decidir ponerme en serio con la ilustración fue para libro de texto. Me lo hizo la editorial SM. El primer libro infantil que ilustré fue de Anaya. Y el primer álbum ilustrado que conseguí publicar, en el que había hecho texto e ilustración, fue con una editorial suiza llamada Atlantis.

 
6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?
 
Cuando trabajo en un proyecto de álbum infantil, no hay una parte específica dedicada al proceso de escritura. Pienso en el texto al mismo tiempo que pienso en la idea del libro en general, en las páginas, hago también bocetos pequeños de las ilustraciones que pienso que irían bien en cada página.
© Cinta Villalobos
No suelo buscar ideas conscientemente, me vienen de diversas maneras, a veces viendo otros libros, a veces hablando con amigos, a veces oyendo lo que dice un niño. En mi álbum "Rabia", la idea me vino en un sueño.
 
7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?
 
Seguir rutinas no es mi fuerte. Mi día a día varía dependiendo de la carga de trabajo que tenga. Procuro no mirar ni mails ni redes sociales hasta haber estado ya un rato trabajando.
 
8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?
 
No he pensado en un objetivo en sí, si hago historias es porque me gustan y espero que le gusten a más gente. Me encantan las historias que tienen humor, las que tienen cierta poesía, las que te dejan pensando después de haber cerrado el libro, las que tienen páginas tan bellas que te dan ganas de enmarcarlas... Creo que más que un mensaje, lo que queda de los libros es una emoción. Las historias con "moraleja" no me gustan nada.
© Cinta Villalobos
 
9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?
 
Ahora mismo estoy trabajando en dos encargos: uno es una novela infantil que por primera vez no voy a ilustrar sino a escribir, y el otro es un libro infantil de cartón sobre aeropuertos que saldrá en Reino Unido.
 
Sobre mis proyectos personales... son como los bichos de este gif.
  
10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:
 
Hay muchos caminos, y a base de insistir y de equivocarse, cada uno acaba encontrando el suyo.
© Cinta Villalobos
 
Para obtener más información sobre Cinta Villalobos, puedes visitar su página web
También puede seguirla en su página de Facebook Instagram.
 
 
 
 
 
¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

lunes, 3 de septiembre de 2018

Cómo escribir e ilustrar un cuento y no morir en el intento: la publicación (I)

¡Enhorabuena! Has terminado tu proyecto. ¿Ya has decidido cómo lo vas a publicar?

Hace unos años, en la era pre-digital, esta decisión venía determinada por las editoriales, que eran quienes delimitaban y definían el trabajo del autor, pero hoy, gracias a la democratización de los medios, la publicación de un libro es un trabajo más sencillo y económico.

Te presento tres posibles opciones. Los aspectos técnicos te ayudarán a darle un formato u otro:
1. Presentarlo a un concurso
2. Enviarlo como propuesta editorial
3. Optar por la autopublicación (a lo Juan Palomo: "yo me lo guiso, yo me lo como")

Veamos sus ventajas e inconvenientes:

1. Concursos/convocatorias/premios...


Voy a ser contundente: es difícil ganar un concurso de editorial "grande" porque ya se sabe que ese premio está concedido de antemano, prácticamente siempre a autores de la casa o bien a otros fichajes en mente con potencial para vender.
Sin embargo, esos concursos pueden ser una forma, no de ganar, pero sí de hacerte más visible. Fue lo que le sucedió a Sandra de la Prada tras presentar su propuesta de Hansel y Gretel al concurso Europe a la Carte organizado por OQO Editora en 2013. 
Mejor propuesta de ilustración para Hansel y Gretel de Sandra de la Prada

Ganó Iratxe López de Munáin, y aunque Sandra quedó finalista, la editorial se fijó en ella y le propuso publicar, meses más tarde, La cocinera del rey (2014).
La cocinera del rey © Sandra de la Prada

Podría ser que no se diera este caso, no te digo yo que no, pero imagina que quedas finalista... podrías vender este hecho como un valor destacado a la hora de mover tu maqueta posteriormente, aunque la editorial promotora del premio no te fiche.
Por suerte no todos los concursos son de "primera categoría" y la mayoría tienen como premio la publicación, además de una dotación económica bastante decente. De hecho, algunas editoriales respaldan esos concursos y son la salida a los ganadores que no están ya predeterminados en los premios más grandes.
En todo caso, deberías saber que este tipo de concursos están restringidos normalmente a obras originales o inéditas (no aceptan adaptaciones).
La mayoría de las convocatorias demandan la confección de una maqueta de texto e imágenes en esbozo y 3 ilustraciones acabadas para hacerse una idea del estilo. Otros concursos, los más ambiciosos, piden que el proyecto esté completamente acabado. Esta última opción es una inversión que debes valorar si te compensa o no.


¿Dónde buscar? 

Jorge Gómez Soto actualiza las convocatorias de Lij desde el blog Literatura infantil y juvenil actual
Buena pregunta... ¡Ojalá existiera un sitio web bien ordenado donde encontrar todas las convocatorias!, pero casi... Lo que más se le parece es el blog Literatura infantil y juvenil actual, además de estos directorios que te indico a continuación:
- Guía de concursos
- Escritores
(en los dos primeros actualizan continuamente y puedes suscribirte a sus boletines)

Aun así, para complementar la información, deberás iniciar una labor detectivesca por la red, pues los concursos caducan de un año para otro, y algunos aparecen y desaparecen como el Guadiana. Fue el caso del 18º Premi de Conte Infantil Sant Joan de Déu. Después de ser desconvocado en 2014 tras la desaparición de la editorial La Galera, fue recuperado nuevamente con la misma 18º convocatoria, pero a través del grupo Planeta. 

Cuando tengas localizados todos los concursos, sitúalos en el calendario. De esta manera podrás elaborar una planificación anual que te servirá para gestionar tu trabajo y participar activamente en aquellas convocatorias que te ayuden a generar trabajo (por eso de "cumplir" cuando hay fechas límite) y no perder grandes oportunidades.

Reseño aquí además las ferias del libro, porque también integran concursos de ilustración. Es el caso del International Award for Illustration - Bologna Children’s Book Fair / Fundación SM o el Mac Millan Prize del Reino Unido, restringido a estudiantes de escuelas de arte e ilustración.

Mi consejo es que te presentes a varios concursos, pero, si lo haces, hazlo con una estrategia. No te marques como único objetivo ganar (si ganas, tanto mejor, pero no es lo importante). Puedes quedar finalista o clasificado con alguna mención especial y aunque eso no te lleve a la publicación directa, te puede dar un nombre, un cierto estatus, lo que conecta con la siguiente opción: enviar tu maqueta como propuesta editorial.

Pero, como existe mucha literatura al respecto, lo dejaremos para la próxima entrada, ¿te parece?

Antes de despedirme, me gustaría saber si el tema de hoy te motiva tanto como para querer participar en concursos de álbum ilustrado. En otras palabras: ¿crees en la magia, en los unicornios y en tu proyecto?, ¿te gustaría conocer 7 reglas de oro para ganar un concurso de álbum ilustrado?

Suscríbete al blog y recibirás este contenido, sólo para suscriptores, en tu bandeja de entrada dentro de quince días. No lo publicaré en el blog, así que... ¡suscríbete ya! 




¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

martes, 28 de agosto de 2018

Lisboa y Oporto

¡¡¡Ya he vuelto!!!

Bueno, llegué el viernes 24 de agosto a las 12 de la noche después de 7 largas horas de viaje desde Oporto hasta Sabadell (qué poco me gustan los aeropuertos...) pero ha valido la pena.

Lo más importante era desconectar y disfrutar del viaje. Visitar monumentos, palacios y museos, patear la ciudad y, ¡cómo no!, comer bien.

Como buena alumna aplicada, he seguido los consejos de amigos y familiares aunque en temas de corazón, no hay recomendación que valga. Que sí, que Oporto es muy bonita, casi de postal, pero me quedo con Lisboa y con su particular disposición a lo largo de las siete colinas que la conforman.
Mapa de Lisboa que venía en la revista Ling de Vueling © Maria Castelló

A pesar de que este año ya llevo dos viajes a mis espaldas, y no sé si caerá un tercero, realmente necesitaba salir y cambiar de aires.
Portugal me ha sorprendido e inspirado. Enumerar todo lo que me llevo es imposible así que baste este particular resumen:
las intrincadas callejuelas empinadas, el suelo adoquinado, las espectaculares vistas desde los miradouros, los azulejos, los eléctricos (tranvías), los colores vivos de las fachadas, las iglesias barrocas recubiertas de azulejos, la saudade, el sol del oeste, las desembocaduras del Teijo y el Douro, el océano Atlántico, los puentes, los portugueses, el idioma y, ¡cómo no!, la comida (Caldo verde; Sardinas asadas; Arroz de marisco; Bacalhau à bràs, en caldeirada, en pastéis,...; Pan de Deus; Pastéis de Belém; Croissants de brioche; Bifanas; Francesinhas,...). ¿Se nota que disfruto de la comida? ;)

En cuanto a cosas materiales, me he traído estos álbumes ilustrados de la librería más antigua del mundo, la Bertrand de Lisboa (en la Lello de Porto te pedían 5 € para entrar):

- O tempo de gigante, de Carmen Chica y Manuel Marsol, Editorial Orfeu negro, 2015. Premio Mejor ilustración infantil Amadora de álbum infantil en Portugal de 2015 y 1r premio en el 5º Catálogo Ibero-americano de ilustración de 2014. 
Es un libro sobre el paso del tiempo que nos invita a recordar que hay un misterio escondido detrás de las horas más anodinas del día. 
Puedes contrastar el magnífico trabajo de narrativa visual de Manuel Marsol que le valió todos estos premios a través del book trailer.

- ABZZZZ..., de Isabel Minhós Martins y Yara Kono, Planeta Tangerina, 2014. Seleccionado en el Nami Concours de 2015. El estilo gráfico de Yara Kono me pareció representativo, muy portugués. El título reproduce la onomatopeya de cuando caemos dormidos y de eso se trata, de provocar sueño a esos niños que se resisten a caer en brazos de Morfeo porque estar despierto es más divertido. Para conseguirlo ABZZZZ propone un ABC del sueño que hará cerrar los ojos de los más pequeños mucho antes de que el abecedario llegue a su fin. De hecho, hasta el título del libro consiguió dormirse...

- Eléctrico 28, de Davide Cali y Magali Le Huche, Nuvem de Letras, grupo editorial Penguim Random House, 2017. Es un puro souvenir a pesar de que el escritor es italiano y la ilustradora francesa, y fuera publicado originalmente en francés por ABC Melody. Explica el día a día de Amadeo, un conductor del mítico tranvía 28 de Lisboa que tiene un propósito secreto: hacer vivir a sus pasajeros historias de amor en una de las ciudades más románticas del mundo.
El trabajo de Magali Le Huche es bastante solvente. Puedes conocerla mejor en esta entrada que Cristina Camarena le dedicó en el blog de Kireei.



Se acabó el sueño y toca volver a la realidad. Poner lavadoras, hacer cuentas de los gastos, poner en orden el bullet journal, retomar tareas,... en definitiva, ¡ponerme al día!
¿Y tú qué tal? ¿Has hecho vacaciones? ¿Has ido a algun sitio para desconectar y recargar baterías?

Cuéntame en los comentarios ;)



¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog! 

miércoles, 8 de agosto de 2018

Cómo escribir e ilustrar un cuento y no morir en el intento: la edición

Llegamos a la parte más importante, emocionante y gratificante: terminar tu proyecto.
Para llevarlo a cabo tocará examinar con ojo crítico las ilustraciones y confeccionar una maqueta del libro.

EVALUACIÓN

Dispón las dobles páginas en el tamaño o formato que habías pensado y ordénalas secuencialmente para tener una impresión general. Examínalas con mirada crítica para decidir si el ritmo, la fluidez, la impresión general y la estructura del libro son como tú querías. Tal vez así te des cuenta de que lo que funciona a pequeña escala no funciona en términos de composición a mayor escala. Este es el momento de hacer todos los cambios que consideres necesarios.
Un vistazo general a las dobles páginas permite ver cómo funcionan las imágenes en conjunto y nos da una impresión del ritmo.

 
MAQUETA ARTESANAL

La maqueta hecha manualmente se considera una pre-maqueta. Aunque no es definitiva, puede ofrecernos un aspecto bastante aproximado de cómo quedaría nuestro libro publicado.
Si la hacemos bien, puede convertirse en una maqueta digna de ser enseñada cara a cara a un editor (ya que con ella se puede hacer una idea de cómo quedaría la publicación definitiva). 

Normalmente las maquetas manuales no suelen ser muy grandes. Lo normal es que la doble página no supere el formato de un DIN A3. Suele hacerse con los bocetos detallados a línea, delimitando el texto con la mayor precisión posible, añadiendo marcas de registro y, si queremos, anotaciones de color.

Puedes crear una maqueta mucho más elaborada si terminas dos o tres dobles páginas (arte final). Aprovecha esos "finales" para mostrar tus habilidades con las técnicas y los materiales que has elegido trabajar. Fotocópialos o escanéalos integrando esas copias en las demás páginas con los bocetos a línea.

En Internet tienes miles de tutoriales que muestran cómo realizar una maqueta, desde la más sencilla (encolando manualmente las páginas) a la más sofisticada, con cosidos y cubiertas en cartoné.

En esta simpática guía ilustrada de Lucía Serrano verás como, una vez hechos los bocetos, deberás recortar las dobles páginas a una misma medida con la ayuda de un cutter, bisturí o guillotina.
© Lucía Serrano

Después, con una plegadera, se doblan las páginas por la mitad, incluidas las guardas, la portadilla y la página de créditos, y se les va aplicando pegamento de barra o en spray, a una de las caras en blanco, para juntarla con la siguiente.

Una vez tengamos todas las hojas pegadas y la maqueta armada, nos aseguraremos de que todas las páginas formen un bloque con la misma medida, eliminando con un cutter y regla metálica cualquier sobrante.

Finalmente, para que el lomo de la maqueta quede más presentable, aplica cola blanca con un pincel a lo largo del lomo y pon una tira de cartulina encima. Presiona con firmeza y deja que tu libro se seque durante varias horas o, preferiblemente, toda la noche.
Maqueta cosida, encolada y encuadernada en tapa suelta en cartoné de "Cigronet" © Laia Codina

Como ves, montar una maqueta artesanal es más sencillo de lo que parece.


MAQUETA DIGITAL

Si lo que quieres es mostrar tus originales a un editor, te recomiendo que hagas una maqueta digital para enviársela por correo electrónico.

Aunque el montaje de originales requiere de unos conocimientos básicos en tratamiento de la imagen y de maquetación, en Internet puedes encontrar conversores web que te agrupan las 17 imágenes que componen un álbum ilustrado de 32 páginas, en una maqueta en pdf.
Busca en google: "convertir jpg en pdf" y te aparecerán a montones.

Si, por el contrario, quieres crear una maqueta mucho más elaborada, lo primero que deberás hacer será escanear, retocar (trabajando con márgenes y marcas de corte) y realizar el montaje final en pdf.
Los programas más usados para llevar a cabo estas tareas de post-producción son Photoshop e Illustrator.

1. Escaneado: escanear puede llegar a ser muy tedioso a la vez que frustrante cuando el resultado que vemos en pantalla está muy alejado de nuestro original, especialmente en técnicas delicadas como lápices y acuarelas en las que el escaneado ha obviado o quemado las texturas, transparencias y la calidez que las caracterizan.
Un buen truco para conseguirlo es escanear a bajo contraste. Haciéndolo así, conseguirás que las zonas claras y las oscuras no desaparezcan y que en las zonas intermedias se aprecien mejor todas las texturas. Aunque el resultado nos ofrezca una imagen plana y oscura, se puede retocar luego en Photoshop, incluso no ya de forma general, sino también seleccionando partes concretas de la ilustración según la necesidad.
Se recomienda escanear en modo CMYK y a 300 dpi de resolución.

2. Documento maestro: lo primero que hay que hacer es armar un archivo "maestro" a modo de plantilla con la medida definitiva de las dobles páginas añadiéndole 0,5 cm a cada lado de margen. Situaremos esos márgenes con guías, así como la mitad de la doble página.

Una vez escaneadas las ilustraciones, abrimos nuestro archivo maestro y colocamos ahí las dobles páginas definitivas, una por una. Para que se vean, nos aseguramos de que la capa de las marcas de corte, "marco", esté en primer lugar.

3. Retoque: es el momento de usar las posibilidades de retoque que nos ofrece el programa para recortar, limpiar, mover elementos, probar diferentes combinaciones de colores a través del uso de las capas, las máscaras, los filtros y demás efectos para aplicar esos cambios que habíamos detectado en la fase de evaluación. 
© Mariona Cabassa

4. Maquetación: en cuanto a la tipografía, evita la negrita y opta por una fuente fina, redonda y de tamaño grande (cuerpo 11 o 12) para que sea legible (piensa en tu público: niños de 6 a 8 años). Ubica el texto en una caja que diste, como mínimo, 1'5 cm respecto a los límites del formato.

Para crear la maqueta en pdf deberás haber guardado todas las ilustraciones finales en formato .tiff y, desde Photoshop, tienes que ir a: "Archivo" → "Automatizar" → "Presentación en pdf".
En "Explorar", selecciona las ilustraciones maquetadas y numeradas (17 imágenes), y pulsa "Guardar" en una carpeta de destino final donde automáticamente se creará el documento en pdf.
Para evitar que pese demasiado, elige calidad media (5) y te guardará un pdf a baja resolución, a 150 dpi. aprox.

En cuanto tengas listas ambas maquetas, la digital y artesanal, te preguntarás: ¿y ahora qué?, ¿cómo contacto con un editor?, ¿qué le escribo?, ¿cómo le "entro"?
¡Ah, amigos!, esas cuestiones y más, las dejaré para el próximo post ;)

¡Nos leemos después de las vacaciones!




¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!