miércoles, 14 de octubre de 2020

Ilustrando a... Elena Val

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de... Elena Val



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Dibujar ha sido uno de mis juegos preferidos desde la infancia. Además de divertirme o de hacerme viajar hacia la introspección absoluta, también me ha ayudado a analizar y entender el mundo exterior. 
Siempre tuve muchas dudas a la hora de escoger entre lo científico y lo artístico. Decidí estudiar Bellas Artes en la Universidad de Barcelona. Enseguida entré a trabajar en un estudio de publicidad y más adelante me hice freelance. Era un trabajo interesante y variado pero no me permitía mucho espacio para desarrollar mi propio camino más allá de resolver de forma creativa y lo más rápida posible, los encargos de los clientes. Las motivaciones artísticas entraron en reposo y los métodos digitales empezaron a ganar terreno a los analógicos.

Sé que tener hijos no forma parte de la formación académica pero debería, jejeje. Aunque los hijos dificulten la gestión del tiempo, no se puede negar que son una fuente de inspiración inagotable. También son una segunda oportunidad para revivir la propia infancia, redescubrir el mundo con su mirada y entrar de nuevo en contacto con esta herramienta tan potente que es el álbum ilustrado. Con ellos recuperé mi interés por la ilustración infantil y, junto a mis compañeros, creamos la editorial Posa’t un Conte, un elaborado proyecto pedagógico basado en el juego simbólico con toda una serie de recursos para trabajar las emociones. Diseñábamos disfraces, música y actividades alrededor de cuentos escritos e ilustrados por nosotros. 
Ejemplos y material didáctico del proyecto editorial Posa't un conte

Aunque mi vida siempre ha girado entorno a la ilustración, no empecé a considerarme como tal hasta que entré en la Escola de la Dona. Con la ayuda de Ignasi Blanch, empecé a poner orden a mi cabeza y a mi vida, definiendo mejor quién era y qué era lo que realmente quería expresar o lo que en el fondo había estado siempre comunicando sin ser del todo consciente. Creo que ahí he recibido la auténtica formación como ilustradora. La formación recibida por otros ilustradores como Eva Sánchez, Jan Barceló, Roger Olmos, Rebeca Luciani, Miguel Pang, Rocío Bonilla, Simone Rea y Diego Mallo también me ha ayudado mucho.

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?

Me encantaban las ilustraciones de bosques repletos de animales, de misteriosos espacios de dimensiones minúsculas. Me gustaban mucho los cuentos con personajes de otras culturas cuyas ilustraciones tenían mucho detalle. Pero mi cuento preferido era Si yo fuera mayor con dibujos muy sencillos y repetitivos de Lászlo Réber y un argumento de Eva Janikovsky que me parecía absolutamente transgresor. 
Los libros de divulgación me gustaban tanto o más que los cuentos.
Si yo fuera mayor © Eva Janikovsky y Lászlo Réber


Sé que los primeros autores que empecé a reconocer como tales, que hicieron darme cuenta de que había diferentes maneras de hacer las cosas, fueron Cesc, Alain Grée y Šašek. Me encantaban. Y sí, creo que me han marcado muchísimo. 
Muestras de Alain Grée y Šašek, entre otros

De pequeña también consumía muchos tebeos y cuando dibujaba, estaba muy influenciada por la línea de Hergé, más adelante también me llamaron la atención Sempé, Tomi Ungerer, Quino, etc. Recuerdo mirar y remirar las reproducciones de imágenes de arte: pinturas de Durero, de El Bosco, el arte islámico, el arte japonés, el cartelismo de los años 20-30, pinturas de Toulouse Lautrec, Paul Gauguin, el mundo de Leonora Carrigton, la historia de la vestimenta, los estampados, los dibujos de los sellos, etc. En fin, se me iban los ojos en todo tipo de imágenes. Tuve un tío que por afición hacía caricaturas tipo Xavier Cugat. Fascinante también.

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?

No sé si dejar aquí un listado interminable o decir Ben Shahn. Sí, creo que Ben Shahn y Léonard Rosoman lo resumen todo, jajaja. Los referentes están ahí. Una no sabe hasta qué punto influyen. 
Ben Shahn y Léonard Rosoman

Hay imágenes que desde luego me conmueven cuando las veo. Felix Vallotton, David Hockney, Andrey Remnev... Admiro a muchos ilustradores actuales. Ahora mismo, Matteo Gubellini también me rompe mucho la cabeza. Brecht Evens y sus espacios llenos de luces y colores me flipan sobremanera. Los personajes inquietantes de Simone Rea, los silencios de Shaun Tan, el trabajo a lápiz de David Álvarez, Ana Juan, Joanna Concejo, Ana Bustelo también muy interesante, la fantasía de Kitty Crowther, Carson Ellis y Elizabeth Haidle también me encantan, Lorenzo Mattotti, Victoria Semykina, Jesús Cisneros, Maguma, Martin Haake... Siento que sus obras me enriquecen como persona pero no sé si son referentes en mi trabajo. Relacionar lo que admiro con mi modo de expresión me pueden llegar a generar cierta frustración. Para mi resulta mucho más inspiradora la vida, mi entorno real, la naturaleza o la arquitectura y su interacción con el street art, los grafitis, el vídeo arte, la música, el cine, el cuerpo humano y sus envolturas, ropa, performances, la danza contemporánea, la literatura, el teatro, las escenografías, el diseño, el tiempo, el día a día, las nubes, el comportamiento de los seres humanos, el surrealismo de algunas noticias de los medios, las conversaciones, los chistes. 

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?

Mi primer libro como autora e ilustradora ha sido Nubes en la cabeza. Y nació en una libreta. Jugando con las texturas de un lápiz, asocié el pelo de una mujer anciana con las nubes del cielo de fondo. A partir de ahí se sucedieron sin parar una serie de imágenes relacionadas. Mientras trabajaba en una, me venía a la mente la siguiente, de una forma casi mágica. 
Nubes en la cabeza © Elena Val

5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

La primera oportunidad me la dio, hace ya algunos años, Irene Savino de la editorial Ekaré. Con ellos ilustré una nueva versión de Banyeta/Diablote de Teresa Durán. Un trabajo muy espontáneo del que guardo muy buen recuerdo. Ya como autora e ilustradora, ha sido recientemente, Inês Castel-Branco de Akiara Books quien ha apostado por este primer libro Núvols al cap / Nubes en la cabeza. Y de momento tengo la sensación de que no me voy a cansar nunca de agradecérselo, jajajaja. 
Núvols al cap, Akiara Books © Elena Val

6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?

Bueno, estoy en ello. Tengo historias que ya sé que no voy a conseguir cerrar nunca y otras que ahí están construyéndose a fuego lento. Aunque me gusta mucho hacerlo, me es muy difícil tener un control sobre lo que escribo. Nunca sé hacia dónde me llevará porque es un proceso mental demasiado abierto para mi. Partiendo de lo que quiero contar, me resulta más fácil establecer un orden narrativo utilizando recursos visuales, como esquemas y bocetos que puedo mover como si fueran partes de un puzzle, hasta que la línea argumental me convence.

7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

En realidad acabo de empezar en el mundo del álbum. Estoy aprendiendo. Mi día a día varia según la fase en la que me encuentre. Depende de si me encuentro en un momento de crisis y dudas o estoy inmersa en un proceso donde ya las he resuelto y solo tengo que "hacer". En mi caso, cuando hay una fecha de entrega todo está claro, pero con los proyectos personales sin fecha, a veces, todo lo que inicialmente era libertad de repente se transforma en demasiada autoexigencia. 
Proceso de una ilustración de Nubes en la cabeza © Elena Val

Como método de trabajo, lo que sí que te puedo decir es que hace tiempo que apunto en libretas todo lo que se me ocurre. Llevo como una especie de "inventario" de ideas. Aunque aparentemente las ideas tengan poco valor, se quedan ahí, bien resguardadas esperando su oportunidad para desarrollarse, formar parte de un detalle, etc.
Ilustración terminada de Nubes en la cabeza © Elena Val

8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

Ahora mismo tengo la necesidad de expresarme, de describir el mundo a través de mis dibujos. Me siento muy inspirada haciendo series o ilustraciones independientes. A veces trabajo tanto en lo sutil que no sé si mis mensajes llegan al cien por cien. Pero me gusta moverme en ese terreno y generar cierta ambigüedad. Me gustaría hacerlo de manera que quien viera mis ilustraciones pudiera acabar de completar la reflexión. Me gustaría muchísimo invitar a pensar. Unas veces conmoviendo, otras divirtiendo. Mi objetivo sería éste. Aportar algo.
Nubes en la cabeza © Elena Val

9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Sí, estoy con dos proyectos personales y uno colectivo. Pero es muy pronto para hablar de ellos.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

Sé que no soy la más indicada para dar consejos, jajaja. Creo que la perseverancia es una cualidad muy valiosa. Pero al mismo tiempo me gustaría relativizarla o mesurarla con cierto distanciamiento. Seguramente ahora estoy reinventando el concepto y voy a decir algo contradictorio, pero pienso que si realmente nos gusta lo que hacemos, aunque dejemos de hacerlo una temporada, eso va ha estar siempre ahí, latente, y tarde o temprano la necesidad va a reaparecer. Hablo de una perseverancia tal vez inconstante, elástica pero indisoluble. Y creo que es importante darse cuenta de que todo lo que vamos viviendo por el camino, suma. 
Nubes en la cabeza © Elena Val



Para obtener más información sobre Elena Val, puedes consultar su biografía en la web de Akiara Books o seguirla en Facebook e Instagram





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

miércoles, 7 de octubre de 2020

Ilustrando a... Sonja Wimmer

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de... Sonja Wimmer 



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Estudié diseño gráfico en Munich y estuve trabajando después unos años como diseñadora gráfica. Pero siempre me había gustado mucho dibujar y pintar, y cuando me tropecé con los estudios de ilustración en la Llotja de Barcelona, decidí coger mi maleta para marcharme hacia allí. Desde entonces me dedico a la ilustración ;)
Expedición Tilovonte, Edelvives. Ilustraciones © Sonja Wimmer

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?

No te podría decir, si me han influido en mi trabajo, pero recuerdo con mucho cariño a Pipi Calzaslargas y La Historia Interminable de Michael Ende.

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?

Hay muchos ilustradores cuyo arte admiro. Entre ellos Adolfo Serra, Mariona Cabassa, Zuzanna Celej, Shaun Tan, Joe Sorren, Oliver Jeffers, Beatrice Alemagna… para solo mencionar algunos.

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?

Mi primer libro La coleccionista de palabras fue mi proyecto de final de curso de mis estudios de ilustración en la Llotja de Barcelona. Como vengo del mundo del diseño, me interesa mucho la parte tipográfica de los libros también y quise hacer un libro donde historia, tipografía e imagen están estrechamente entrelazadas, se complementan y forman una unión.
La coleccionista de palabras, Cuento de Luz © Sonja Wimmer

Así se me ocurrió la idea de una niña que se dedica a coleccionar palabras.

5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

Pues mi primera experiencia fue muy buena. Al acabar justo ese libro de La Coleccionista de Palabras, subí el título a mi página de facebook con el comentario: "Buscando editorial". Y la editora de Cuento de Luz, Ana Eulate, me contactó y terminó de publicarlo. Tuve mucha suerte y le estoy muy agradecida por creer en mi y en el proyecto. Desde entonces hemos publicado muchos libros juntas. De hecho ahora mismo acaba de salir uno que se llama Hijo y está escrito por Ariel Andrés Almada.
Hijo, Cuento de Luz. Ilustraciones © Sonja Wimmer 

6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?

Bueno, en primer lugar soy ilustradora, no escritora. Tardo un montón de tiempo para escribir una historia que me convence, así que solo llego a escribir algo de tanto en tanto. Pero me gusta la experiencia, porque a diferencia de un proyecto donde solo hago las ilustraciones, aquí por lo general la historia y las ilustraciones crecen juntas.
Pieles Rojas, Jaguar. Ilustraciones © Sonja Wimmer 

7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

Cuando empiezo un proyecto de un libro ilustrado donde no he escrito el texto (que es la mayoría de las veces), empiezo por hacerme "amiga" de la historia y sus personajes. Voy leyendo el cuento varias veces y luego lo dejo descansar un tiempo. Allí ya muchas veces se van formando algunas primeras ideas en mi cabeza. Después voy haciendo bocetos, probando diferentes técnicas y buscando documentación, si es necesario. En este proceso muchas veces voy a trabajar a cafeterías o en la naturaleza.
Bogo, Nube Ocho. Ilustraciones © Sonja Wimmer 

Cuando tengo hecho todas las composiciones de las paginas en lápiz me pongo a trabajar el color. 

8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

Quiero invitar a la gente que mira las ilustraciones a entrar en el mundo del libro, a soñar, a reflexionar o a reír. 
Ola de Estrellas, Nube Ocho. Ilustraciones © Sonja Wimmer

9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Acabo de terminar un libro para la editorial Takatuka que se llama Paula y la Luna, escrito por el narrador nicaragüense Alberto Sánchez Argüello, y tengo en la mesa un proyecto para una editorial alemana sobre la influencia de un "TU" espiritual en nuestro día a día. Es un tema bastante profundo y me hace ilusión empezar a trabajar en él.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

Creo que lo más importante es disfrutar de lo que estas haciendo, dibujar mucho y no dejar de aprender cosas nuevas.
Hija, Cuento de Luz. Ilustraciones © Sonja Wimmer



Para obtener más información sobre Sonja, puedes visitar su web
También puedes seguirla en su página de Facebook





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

miércoles, 30 de septiembre de 2020

Ilustrando a... Eva Sánchez Gómez

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de... Eva Sánchez Gómez



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Estudié Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y después me especialicé en ilustración en l’Escola de la Dona que fue donde realmente descubrí el mundo del álbum ilustrado y de la ilustración editorial en general. 

De pequeña me gustaba mucho dibujar y mirar cómo dibujaba mi padre. Igual me di cuenta entonces de que alguien podía realmente hacer dibujos con los que yo alucinaba, que no era totalmente arte de magia. Y entonces, las películas de dibujos animados tampoco, ¡había gente capaz de dibujar a esos personajes que parecían estar vivos!

Quizás por eso, antes de decidirme por bellas artes, había considerado la opción de ir a una escuela de animación o a una escuela de artes aplicadas y diseño como la Massana. Finalmente elegí Bellas Artes, entre otras cosas para poder probar de todo un poco. Una vez allí, descubrí que estas áreas no eran las más populares, pero sí ofrecían igualmente algunas asignaturas relacionadas. Fue concretamente durante un curso de dibujo aplicado a la ornitología ofertada en convenio con la facultad de Biología, donde descubrí que la ilustración era un mundo que podía gustarme mucho, incluso más que la animación. Allí conocí a una buena amiga, Blanca Martí (excelente ilustradora científica) que me recomendó l’Escola de la Dona y allí empezó esta aventura.

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?

Recuerdo muchos de la colección La Sirena de la editorial La Galera como El petit Avet, La casa d'en Pere o la Cuca Quica ilustrados por Montserrat Brucart, Fina Rifà y Pau Estrada. También muchos cuentos clásicos como el El soldadito de Plomo que venía ilustrado por Mercè Llimona, y recuerdo muchas ilustraciones de Quico Rovira en mis libros de texto. También me encantaban las ilustraciones de Graham Percy en El Ratón de Ciudad y el ratón de campo y El flautista de Hamelín. Y más adelante las ilustraciones de Tino Gatagán en El príncipe de la niebla.

Estoy convencida de que todos estos primeros referentes influyen en mi trabajo. Y no solamente las imágenes de los cuentos, sino también las de las películas de dibujos animados que me encantaban. La primera vez que vi las ilustraciones de Beatrix Potter fue a modo de dibujo animado en un programa infantil de la tele. Los recuerdos y experiencias personales siempre pueden ser fuente de ideas y en especial creo que los recuerdos y experiencias de infancia calan hondo e influyen aunque no quieras.

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?

Dentro del ámbito de la ilustración por ejemplo Ana Juan, Gabrielle Vincent, Beatrix Potter, Jorge González, Pablo Auladell, Alexis Deacon, William Grill, Lorenzo Mattotti, Roberto Innocenti, Ana Bustelo, Ana Penyas y muchos más.

Pero funcionan como referentes muchos otros estímulos también. Una película por la manera de narrar o por los encuadres y composiciones, los escenarios o la luz. O por el mismo motivo también la danza o el teatro pueden ser referentes. Y el más importante, el natural, el paisaje del día a día, el bosque, la montaña, la calle, mi casa, las personas, sus gestos y sus historias.

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?

El primer libro en el que partimos de un proyecto personal fue La espera. Fue un proceso un poco atípico, porque el punto de partida fue una serie de ilustraciones que realicé para una exposición. En esta serie presentaba a personajes solitarios en paisajes y entornos algo inquietantes. Todos los personajes tenían en común la actitud ausente. 

La espera © Eva Sánchez Gómez

Una amiga mía, Mercè Hernández, al ver la exposición me preguntó si no haría un libro con ello a lo que contesté que me gustaría, pero que no tenía el texto ni había pensado en una historia concreta. Días más tarde, cuando nos volvimos a encontrar ella apareció con el texto de La Espera, que entonces se titulaba Ara que no hi és (trad. Ahora que no estás) y me encantó, encajó todo.

5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

El primer libro que ilustré fue gracias a un concurso en l’Escola de la Dona. Se convocaba el concurso simultáneamente en la escuela de escritura de l’Ateneu Barcelonès. El premio era publicar un libro con las ilustraciones y el texto de los ganadores. Yo tuve la suerte de ganar el concurso de ilustración y de contar con la guía y el apoyo de Ignasi Blanch durante todo el proceso de ilustrar mi primer álbum Onades y flors.

Y una vez terminado mi paso por la escuela el primer libro que me encargaron ilustrar fue una reedición de la novela El río de los castores de Fernando Martínez Gil publicado por Planeta.

6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?

Aún no tengo mucha experiencia en ese campo, he sido autora del texto solamente de dos de los libros que he ilustrado y en ambos casos las imágenes tienen un gran protagonismo y llevan mucho peso narrativo. En Dimenticare Berni el origen fue una sola imagen y a partir de ahí fue desarrollándose el guión gráfico a la vez que el texto. El texto en los dos libros es muy breve, como si fuera la lucecilla de un faro que nos guía través de las imágenes. No sabría separar el tiempo de escritura del texto del guión gráfico del libro, que puede ir de un par de semanas a más de un mes, dependiendo también de las revisiones que pueda proponer la editorial y de lo fluido que sea el intercambio de ideas.

Dip © Eva Sánchez Gómez

La inspiración puede venir de cualquier parte, tiene que ser algo con lo que me sienta identificada o que me afecte o me emocione de alguna manera. Un recuerdo, un gesto de alguien, una historia, un estado de ánimo, un paisaje… cualquier cosa puede ser un punto de partida. Eso ya me pude llevar a un tema general, como el miedo o los sueños. Y a partir de ahí, puedo empezar a preguntarme sobre ello ¿quién lo contaría? ¿Por qué? ¿De dónde vendría? Partir de una imagen me ayuda a empezar ese juego.

7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

Pues es una combinación un poco extraña. Por un lado, una rutina bastante común que consiste en desayunar bien, sentarme en mi mesa de dibujo, comer, de nuevo a la mesa de dibujo, algunos días sueltos, si puedo, salir a hacer ejercicio, a correr por el monte o cerca del río, cenar y, o bien mesa de dibujo, o película, charlar, lectura, preparar cosas para el día siguiente, …  Sé que puede sonar aburrido, pero para nada. El rato en la mesa de dibujo suele ser diferente cada día. Si estoy metida en el dibujo y las ilustraciones me voy con los personajes allí donde estén. Otras veces estoy muy dispersa y mi cabeza se va de un proyecto a otro sin meterme de verdad en ninguno y la sensación es un poco frustrante. Hay días dedicados a papeleo y burocracia, gestión de web o redes, buscar concursos, cursos y oportunidades. En definitiva, cada día es diferente, cada proyecto es diferente, las jornadas de trabajo se alargan más o menos por temporadas, así que la rutina de la que hablaba me ayuda a no perderme tanto. Por lo general, cuanto más claro tenga ya en el desayuno qué es exactamente aquello en lo que voy a trabajar ese día, más fácil me es cumplirlo y concentrarme; suena muy obvio, pero misteriosamente fallo a menudo ahí.

Boceto e ilustración terminada de El ave que se devoraba a sí misma © Eva Sánchez Gómez

En resumen, mi objetivo sería el de ser suficientemente flexible como para que el proceso creativo tenga su espacio, que me permita ponerme en riesgo, buscar estímulos nuevos, imaginar y encantarme un poco incluso para que no se convierta en la cinta de producción de una fábrica. Y, a la vez, procurar ser disciplinada y realista para concretar ideas y llevarlas a cabo hasta el final cumpliendo con las fechas de entrega y ajustándome al tiempo que tenga para cada proyecto como para que pueda ser también mi trabajo.

Boceto e ilustración terminada de El ave que se devoraba a sí misma © Eva Sánchez Gómez

8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

El mensaje puede ser diferente en cada proyecto, muchas veces es el texto el que me marca lo que voy a procurar transmitir con las ilustraciones. Pero es verdad que no deja de ser siempre mi punto de vista. Así que diría que lo que busco como ilustradora es compartir lo que me conmueve y hacer disfrutar, pensar o emocionar a alguien con ello.

Dip © Eva Sánchez Gómez

9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Ahora mismo estoy trabajando principalmente en un álbum ilustrado sobre el largo camino que muchos niños y niñas deben recorrer para ir a la escuela y en las ilustraciones para un libro pedagógico de iniciación al dibujo.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

Yo les animaría a ello si es lo que les gusta. Es verdad que hay que lidiar con la parte no bucólica de las aventuras y vicisitudes del autónomo ilustrado. Puede conllevar incertidumbre laboral, parte del trabajo es seguir buscando trabajo y a menudo no es una profesión bien valorada. En general no es fácil vivir de ello, pero no es imposible. Y mientras no sea imposible, siempre recomendaría a alguien intentar trabajar en lo que le gusta porque creo que compensa.

La espera © Eva Sánchez Gómez


Para obtener más información sobre Eva Sánchez, puedes visitar su web

También puedes seguirla en su página de Facebook e Instagram




¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

martes, 22 de septiembre de 2020

Ilustrando a... Bea Enríquez

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de... Bea Enríquez



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Estudié en la Escuela de Artes y Oficios Aplicados Nº 10 de Madrid allá por el 2004. La verdad es que según acabé esta formación, tenía claro que quería escribir e ilustrar mis propias historias. Mi proyecto de final de curso fue un cuento dedicado a mis abuelos.
Autoedición experimental © Bea Enríquez


2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo? 

Cuando era pequeña apenas leía cuentos o me leían cuentos, nunca tuvimos en mi familia ese hábito. En mi época veía más dibujos animados, David el Gnomo, Willy Fog, Sherlock Holmes, … Y si leía sólo me fijaba en las ilustraciones o buscaba los dibujos de los libros, en realidad era poco lectora. Recuerdo con cariño al Pequeño Nicolás, de Sempé y ver La Pantera Rosa.

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales? 

Tengo mis gustos, pero no son mis referentes. Mi trabajo no es una extensión de un ideal o un referente, mi trabajo gráfico es una exploración hacia lo que pretendo representar y en este sentido soy yo con los materiales. Nunca hay una búsqueda ni un vínculo hacia algún referente.
Este Libro no es para ti, Guión Álex Nogués. Ilustraciones © Bea Enríquez

Me gusta mucho las historias de Tom Ross, la poesía de Jimmy Liao, la simpleza y la fuerza de Gusti, Serge Bloch, Bernardo Carvalho, Jutta Bauer.

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro? 

Tuvo que surgir de un gato porque la editorial, Lata de Sal, así lo pedía en el 2016. Me apetecía contar algo sobre los límites de la imaginación y hasta qué punto pensamos que algunas cosas pueden ser reales.
Mañana todo el día © Bea Enríquez


5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

Fue muy buena y trabajé muy a gusto. Yo llevaba hechos varios cuentos antes, pero sin conseguir un editor, así que cuando se presentó un contrato y unas fechas, ya tenía cierto músculo en hacer este tipo de proyectos.

El primer cuento ilustrado, pero no escrito por mi, fue publicado por Sieteleguas, y el primer cuento 100% escrito e ilustrado, por Lata de Sal.
Mañana todo el día © Bea Enríquez


6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas? 

La búsqueda como tal, para mi no existe porque no hay una intención. Los temas aparecen según la necesidad que tengo yo de hablar sobre nuestros valores y nuestra visión del mundo en muchos aspectos. Y el tiempo que me lleva escribir una historia, depende de muchos factores. Para que una historia fluya y sea orgánica necesita unos procesos. Si la idea la tienes clara en seguida das con la tecla, pero en otras ocasiones es más difícil, necesita reposar. Puedo tardar una semana, un día, unas horas y luego perfilarla; como te digo, depende de lo que te comentaba.
Un Avestruz con mucha luz, Guión José Carlos Andrés. Ilustraciones © Bea Enríquez


7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

La verdad es que no, no hay una metodología estricta. Aparentemente parece todo un caos. Hay días que los paso pensando en la idea y otros que soy bastante productiva y puedo llegar a sacar el trabajo de días en unas horas. Hay días que cunden una barbaridad y otros en los que estás atascada y necesitas cambiar de actividad para dejar reposar el proyecto.
 Mi abuelo tenía un hotel, Guión Daniel Nesquens. Ilustraciones © Bea Enríquez


La creatividad es caprichosa, por eso voy trabajando en varios proyectos a la vez porque si no, sería una auténtica locura. Para que salgan las buenas ideas hay que echarle horas y distraerte también, buscar ese equilibrio.

8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

El único mensaje que me gusta transmitir es la libertad de crear, de poder ser diferente y hacer cosas que no son las estandarizadas, huyo de la dulcificación de algunos valores o conceptos de nuestra sociedad, porque pienso que eso, es engañar a los lectores y no hay un aprendizaje, una reflexión. Y al final hacemos tontos a los lectores.
¿Dónde estás? novela gráfica. Premio Internacional Fnac-Salamandra Graphic 
© Bea Enríquez


9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Lo siento no puedo contar de momento ningún dato.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

Que trabajen y no desistan, es una profesión dura y muchas veces poco agradecida. Es un camino de gran fondo y nadie te regala nada. Buscar buenos consejeros y saber centrar el foco a lo que quieres dedicarte creo que es fundamental. 
La Playa de los Inútiles, Guión Alex Nogués. Ilustraciones © Bea Enríquez



Para obtener más información sobre Bea Enríquez, puedes visitar su web   
También puede seguirla en su página de Facebook e Instagram





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!


lunes, 14 de septiembre de 2020

Ilustrando a... Celia Sacido

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.

Hoy te presento el trabajo de... Celia Sacido



1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica? ¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?

Me formé en animación y dirección y realización de cine de animación. Mientras estudiaba, descubrí que además de dibujar, también me gustaba mucho la parte de guión, de contar una historia con palabras, e hice varios cursos de escritura de literatura infantil y juvenil. 
Esbozos de personaje de Blas Romero, el bandolero © Celia Sacido 
 

De siempre he sido una apasionada de los libros, me encanta leer pero también los libros como objeto físico así que me formé como encuadernadora e hice un máster de edición de libros.
Así que bueno, el mundo del álbum ilustrado me ofrecía la posibilidad de poder juntar todo lo que me gusta y jugar con imágenes y texto dentro de un libro.

2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?

Sí, claro. Los recuerdo y los sigo teniendo todavía, jejeje, alguno aún me lo sé de memoria.
En mi casa siempre ha habido muchos libros. Supongo que eso ha sido cosa de mis padres, siempre nos traían muchos libros, incluso a veces en otros idiomas cuando habían estado de viaje. Éstos siempre eran libros ilustrados y no recuerdo que nos importase mucho no entender ni papa porque entre mi hermana y yo ya nos inventábamos las historias.

3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?

Pues no sabría decirte un referente claro. Supongo que el día a día e irme fijando en diferentes cosas. Creo que beber de diferentes fuentes es lo que más me ayuda: libros, música, fotos, cine, o dar un un simple paseo…

4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?

El primer álbum que hice como escritora e ilustradora fue Soy Ninja de la editorial Tres Tigres Tristes.
Habla de un personaje muy inquieto y la idea me vino una tarde mientras jugaba con mi sobri.
Soy Ninja © Celia Sacido

5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?

Como te comentaba fue de la mano de Bárbara y Guillermo, los editores de Tres Tigres Tristes al hacer Soy Ninja.
Fue una experiencia muy divertida, con la que aprendí muchísimo y disfruté un montón.
Diseño de personaje de Soy Ninja © Celia Sacido


6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?

En mi caso no sabría decirte exactamente cuánto tiempo lleva escribir una historia. A veces es bastante rápido como en el caso de Soy Ninja, y otras el proceso puede llevar más tiempo hasta que encuentras la manera exacta de contar lo que quieres, como en el caso, por ejemplo, de Blas Romero, el bandolero de la editorial Milrazones o El Paseo de la editorial Cuento De Luz, que aunque este último no tiene texto también hay una parte de escritura en la que compones la historia.
Blas Romero, el bandolero © Celia Sacido

Y la inspiración no sé, se me suele ocurrir así, sin más. Si la idea me gusta intento trabajarla y ver si puedo ir tirando del hilo; no todas las ideas son buenas y eso es lo que me ayuda a ver si funciona o no, darle vueltas y ver si puedo sacar algo de ahí.
El Paseo © Celia Sacido


7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?

No sigo ningún método de trabajo concreto depende de cada proyecto. Pero sí intento organizar un poco todo lo que tengo que ir haciendo y buscar un orden en los pasos a dar. Y luego ya voy avanzando poquito a poco.
Estudio de texturas de Blas Romero, el bandolero © Celia Sacido


8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?

Intento hacer libros que me hubiese gustado leer de pequeña.
Cada libro es diferente y puede transmitir cosas muy distintas. En mi opinión  depende sobre todo de cada lector y su manera de interpretar e interactuar con ese libro.
Soy Ninja © Celia Sacido


9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?

Pues coincide que en los proyectos que tengo ahora entre manos el texto no es mío, yo soy sólo la ilustradora.
Es una forma de trabajar diferente pero también me gusta mucho además de tratar con otros autores, es una experiencia muy enriquecedora.

10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:

Yo simplemente intento disfrutar sin más y aprender con cada proyecto que tengo entre manos.
El Paseo © Celia Sacido



Para obtener más información sobre Celia Sacido, puedes visitar su web
También puede seguirla en su página de Facebook e Instagram





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

viernes, 11 de septiembre de 2020

Cuando te quedas a las puertas de participar en un concurso

Diseño de guardas Bet por Laia Codina
Els 7 colors de la Bet © Laia Codina

El 7 de septiembre me quedé a las puertas, otra vez, de participar en un concurso de álbum ilustrado con Els 7 colors de la Bet.

Por 3 minutos tarde (sí, lo que lees), no pude acceder al formulario de inscripción online. ¿Te lo puedes creer?
Me dió una rabia... que no te puedes ni imaginar. Para mi fue una auténtica p...tada porque precisamente veníamos trabajando este tema con mi psicóloga (sí, voy a una psicóloga que me ayuda a trabajar en estos temas, entre otros)

Esta vez, porque han habido muchas otras en que he dejado pasar convocatorias, me veía capaz de participar. Me faltaba muy poco (redibujar las 3 últimas ilustraciones y hacer un diseño de guardas) para generar una maqueta. Además la participación no implicaba terminarlo todo.

Entonces, ¿qué pasó? me confié. El fin de semana, teniendo el lunes la fecha límite, no hice nada. De hecho el domingo me entró la culpa por procrastinar y me asaltaron pensamientos de huida del tipo: "¿Y si paso de participar y así me evito el mal rato de tener que hacerlo?" Pero también me daba rabia darme por vencida sin intentarlo siquiera, así que por la noche avancé la última ilustración. Me fui a dormir a las 2 de la madrugada autoconvencida de que sí, aunque justa, podía conseguirlo.

Por la mañana, después de escribir mis páginas matutinas a tope de power, enseguida me puse con el diseño de las guardas pero me bloqueé. Tuve que repetirlas 2 veces porque no me convencían (odioso perfeccionismo). Y por si fuera poco, con el Photoshop tampoco avanzaba. Me sentía torpe y lenta, ¡cuando más prisa tenía! El tiempo avanzaba inexorablemente y me puse más nerviosa al saber que el plazo expiraba a las 13 h, y yo a las 12:30 h todavía estaba maquetando las últimas ilustraciones. ¡¡Arrrgh!! >_<

Cuando por fin subo todos los archivos uno por uno y consigo generar la maqueta correcta (después de dos intentos fallidos donde no sé por qué coñ... el programa me generaba el pdf con las páginas ¡desordenadas!), voy a la página de inscripción del concurso y veo: finalizado. No podía acceder de ninguna forma. Finalizado. Finito. Caput. Game over... por 3 miserables minutos.

Me entraron ganas de llorar T_T y, de hecho, lloré.


Así fue como me quedé con las ganas de participar en un concurso al que esta vez sí me veía capaz de participar (pero no llegué)


Ahora estoy más animada, aunque no creas que se lo he compartido a mucha gente (bueno, te lo cuento hoy a tí).
Ya está, pasé el proceso de rabia, duelo y lloriqueo. Toca seguir adelante.

Que no haya podido presentar Els 7 colors de la Bet esta vez, no invalida lo que había planificado hacer después, terminar el proyecto que pasa por: pintar 7 ilustraciones y la portadilla, retocar los finales y volverla a maquetar digital y analógicamente (encuadernarla) para presentarla a otro concurso.
Y después a moverlo a editoriales catalano-valencianas.

Esta vez he calculado objetivamente el timing: pintar me llevará 2 meses, septiembre y octubre, así que ya me he puesto en marcha. Empecé a pintar la ilustración 10 (violeta) porque mi psicóloga me recomendó que empezara por las más fáciles o las que me apetecían más.

También habrás visto que he retomado las publicaciones del blog con la transcripción de una conferencia que dio Marta Altés el año pasado en Barcelona.
Así que, no está tan mal para haber estado de bajón, ¿no?

Me recuperaré de ésta... vamos que sí...


Gracias por estar al otro lado,


Laia

martes, 8 de septiembre de 2020

Marta Altés, LA autora integral de álbum ilustrado

El año pasado asistí a una conferencia a cargo de la mismísima Marta Altés en el espacio La Violeta de Gràcia (Barcelona)

La charla, organizada por APIC, tenía por objetivo dar a conocer la trayectoria de esta prolífica ilustradora y autora de libros infantiles y juveniles.
Gemma Cortabitarte, representante del Apic, presentando a Marta Altés

Marta empezó la charla transportándonos a sus recuerdos de infancia. Hija de maestra de Educación Especial, lo que más le gustaba era dibujar y leer con su hermano pequeño.

Los fines de semana devoraba cómics como Don Miki, Zipi y Zape,... aunque era en el Salón del Cómic donde se gastaba la paga semanal acumulada.
Leyendo cómics y compartiendo silla con su hermano

En verano hacía unas mini revistas con una vecina de su edad y luego las vendían en la calle. También recordó cómo su prima segunda Olga, que les hacía de canguro y dibujaba muy bien, les enseñó a pintar "finito", es decir, a rellenar con color las formas.
Marta nos enseñó sus primeros dibujos infantiles

Después de superar la selectividad y sin saber muy bien si decantarse por Magisterio o Historia del Arte, estuvo trabajando en The Original Cha chá. Finalmente estudió Diseño Gráfico en EINA y continuó trabajando en el negocio familiar 5 años más junto a Juma, un diseñador gráfico a la antigua usanza.
Empezó a rodearse con ilustradores pero le pesaba que en Barcelona no existiese ninguna universidad especializada en ilustración infantil. Envidiaba tanto estudiar fuera con alguna beca tipo Erasmus, Leonardo..., que en 2009 buscó en Google y le apareció el Master Children's Book Illustration de la Cambridge School of Art en Reino Unido.
Sin pensárselo dos veces se inscribió, solicitó un crédito de estudiantes y durante los meses de julio y agosto estuvo estudiando inglés viendo Friends.
En septiembre aprobó el examen de nivel. 
A partir de ahí fue, en sus propias palabras, la MEJOR decisión que he tomado.

© Marta Altés


El inicio de curso fue bien aunque las charlas no tan bien (por su nivel de inglés). Allí descubrió el álbum ilustrado y se le abrió un mundo ante sus ojos.

En el primer módulo aprendió que salir a dibujar del natural era muy importante y se atrevió a probar técnicas diferentes a las tradicionales inglesas (tinta china y acuarela)
Apuntes del natural © Marta Altés

El máster le cambió su percepción de dibujar desde la línea hacia la forma, la mancha.

En el segundo módulo debía explicar una historia. Utilizó como punto de partida a su perro Floc que era muy malo, para ¡NO!, su primer álbum ilustrado.
Marta y su perro Floc que ya tiene 13 años

La idea de que el perro respondiera al nombre de ¡No! vino a raíz de este encuentro entre perros:
Perro 1: yo soy "¡no!"
Perro 2: yo soy "¡siéntate!"
Perro 3: yo soy "¡déjalo!"

A pesar de que ya había ido a la feria de Bolonia con Paloma Valdivia y con 10 tarjetas de visita, fue por segunda vez en abril de 2010, antes de que la universidad Anglia Ruskin, donde cursaba el máster, tuviera stand propio. 
Obtuvo buen feedback pero nada en firme. 
A su vuelta envió el pdf * de ¡NO! a todas las editoriales con las que había contactado y Martin Salisbury (el director del máster) también lo envió a algunas más.

[* El pdf no era la maqueta terminada, sólo la cubierta y 3 ilustraciones interiores terminadas, el resto abocetado a lápiz junto al texto íntegro. 
No tuvo que registrar el proyecto porque las editoriales competirían con aquella que finalmente lo publicaría]

Recibió respuestas tanto positivas como negativas hasta que en septiembre le llegó un email de Child's Play, una editorial inglesa muy pequeña, para decirle que querían publicar ¡NO!

¡NO! © Marta Altés


En febrero se organizó una exposición colectiva de trabajos finales del máster en una librería de Londres donde Marta obtuvo citas con algunas editoriales, entre ellas Macmillan que se interesó por su trabajo.
Marta junto a Nadia Shireen, compañera del máster, con su libro Good little wolf 

Macmillan le ofreció un contrato pero tuvo que irse 4 meses porque su ex-pareja encontró trabajo en Madrid. 
Posteriormente, la escuela de arte de Cambridge le ofreció trabajo como profesora y volvió por las clases y por la cercanía con la editorial. Desde entonces lleva publicando con Macmillan más de 8 años y se ha afincado definitivamente en Londres donde compagina estos trabajos con talleres en escuelas. Y hasta que el Brexit no la eche, se quedará en Reino Unido.


Inspiración e influencias

Ante la pregunta obligada: ¿dónde encuentras la inspiración? Ella responde: en las ideas que se me pasan por la cabeza, fruto de mis experiencias

Sabemos que en Soy un artista, tras visitar un montón de galerías, la idea tomó forma al ver una escultura contemporánea formada por acumulación de varios objetos y piezas.

Soy un artista © Marta Altés


En Mi abuelo, mezcló su experiencia personal, su abuelo había fallecido recientemente, con la de los sobrinos de su ex-pareja cuyo abuelo padecía Alzeihmer.

Mi abuelo © Marta Altés


Pequeña en la jungla, fue un sufrimiento porque se propuso el reto de utilizar muchos colores, incluidas todas las tonalidades de verde, y narrarlo en 3ª persona. Además usó una metodología muy anárquica trabajando mucho los personajes donde cada uno, a su vez, tenía una historia que contar.
Esbozo y cubierta definitiva de Pequeña en la jungla © Marta Altés

Al principio quería experimentar con las técnicas, ahora no tiene tiempo y va a lo digital, que es precisamente la fase que más le gusta.
Diferentes tonalidades de verde para Pequeña en la jungla © Marta Altés

En este proyecto realizó un trayecto inverso pues encontró la clave al final. El libro trata de ser pequeño pero ser capaz de hacer cosas: Ser pequeña no es tan negativo, también tiene cosas positivas como que los abrazos son grandes.

En las 4 primeras ilustraciones se mantiene el tamaño de la protagonista. Es más, cuando cae, se la ve más pequeña aún. Después de iniciar la aventura, de pequeña pasa a mediana y finalmente se hace mayor.
"El momento crítico de hacer el storyboard es conseguir que todas las piezas encajen" © Marta Altés

Aunque llegó a montar 20 maquetas (!!) porque había un par de páginas que no le gustaban, es partidaria de hacer maquetas para poder decidir cómo pasar de página.
Primera maqueta (dummybook) para Mi nueva casa © Marta Altés 

Aprendes a medida que vas publicando si la idea no la plasmas en el papel, no es buena, no funciona. Se tiene que probar, testar.

En este proyecto se inspiró buscando referencias de internet como esta obra de Henri Rosseau que mezcló con cosas más personales para identificarse.
El sueño, Henri Rosseau, 1910

Llegó a introducir detalles muy nimios que nadie ve como una hilera de hormiguitas dibujada a las 3 de la madrugada.


En Reino Unido, el programa de beneficencia Time to Read cuya misión es hacer que las familias lean juntas regalando un libro a los niños que comienzan la escuela, eligió Pequeña en la jungla en 2018.
Pequeña en la jungla © Marta Altés


Aparte de crear álbumes ilustrados también es asidua a procrastinar para liberarse del trabajo. Dibuja cosas tontas, experimenta con el ipad,...
© Marta Altés

Precisamente por algo que había colgado, le llegó el texto de La Niña invisible escrito por David Peña, aka Puño, para la colección Barco de Vapor.
La niña invisible está ilustrado íntegramente con ipad © Marta Altés  


Avery es un libro que no está disponible en librerías pero del que se siente muy orgullosa porque pertenece a un encargo de la Universidad de Cambridge sobre enfermedades raras. 
© Marta Altés

La historia, destinada a niños hospitalizados, trata sobre un pájaro pequeño que no puede volar. El libro está pensado para que ayude a las familias a sobrellevar esta situación y puedan hablar de ello. 
El proyecto ha recibido muchas cartas para comprar el libro online cuyas ventas irán destinadas a beneficiar el proyecto Imagine ID


Just So Stories también es un encargo que le llegó después de Pequeña en la jungla. Se trata de una adaptación en rima de los cuentos de Rudyard Kipling
Le resultó fácil adaptarse a lo que le propusieron porque no tuvo que desarrollar un storyboard aunque fueron muchas páginas (¡90!)
Just So Stories fue adquirido por Blackie Books bajo el título Contes fil per randa © Marta Altés

La dificultad, más que el elevado número de páginas, fue elegir una paleta cromática unificada. Para ello quiso imitar los storyboards a color de Pixar de la exposición de Caixaforum. 

También le gustó mucho ilustrar las guardas.


El libro de Gloria Fuertes para niños y niñas publicado por Blackie Books fue un encargo que le llegó vía email a raíz de la presentación de Soy un artista en la librería Abracadabra. La edición de este libro corrió a cargo de Jorge de Cascante.
El libro de Gloria fuertes para niños y niñas. Ilustraciones © Marta Altés


Marta lo hizo todo en papel, de manera analógica, aunque después retocó en digital. Siempre acaba reaprovechando cosas pequeñas tal y como nos enseñó.


Metodología

Le preguntaron por el tiempo ideal para concebir un proyecto de álbum. En esos momentos estaba desarrollando Cinco minutos más y contestó que tardaba 1 año aunque lo compaginaba con otros proyectos.
© Marta Altés

Dedica un promedio de 3 a 4 meses para el arte final aunque le gustaría disponer de más tiempo para experimentar.
No cambia mucho la manera de trabajar entre un proyecto propio o un texto que le venga dado aunque, cuando se trata de autoría integral, tiene que escribir y dibujar al mismo tiempo.

No dispone de agente porque obtuvo contrato con Macmillan inicialmente para 3 libros (¡y ya lleva 8!) aunque añora tener a un agente "ideal" que le ayude a organizarse ya que sufre problemas con el "compromiso". 
La relación estrecha que mantiene con su editora es lo que más se le parece. Empiezan con un primer encuentro donde Marta le enseña ideas poco desarrolladas y su editora elige un par de ellas sobre las que empezar a trabajar.
Desarrollo de su último libro New in town © Marta Altés

La diferencia entre editores españoles e ingleses es que con los españoles tiene libertad total. No le imponen cambios. Y, si bien con Macmillan la relación es muy fluida, reconoce que también es muy "dependiente". A pesar de ello, está muy agradecida con su editora y directora artística porque Macmillan vende los derechos de sus libros en las ferias de Bolonia y Frankfurt. Gracias a ello sus libros se han traducido a muchos idiomas como el chino, coreano, luxemburgués, croata, hebreo, turco, sueco y holandés, entre otros.

Técnicas

Últimamente ha encontrado en el ipad la herramienta ideal para hacer esbozos porque no tiene que redibujar ni borrar.

Animales

No dibuja animales por ninguna razón en hacerlo más políticamente correcto. Le gusta más dibujar animales y personas, no porque sea tendencia sino porque le gusta. Aunque cuando creó Mi abuelo, le puso más distancia con animales que con personas.
New in town es su último trabajo © Marta Altés


Y para finalizar, una masterclass sobre álbum ilustrado

Marta nos contó que había visto un documental de la agencia de publicidad Carlitos y Patricia titulado "el poder de la palabra" que resume a la perfección qué es un álbum ilustrado:

Para aprender a hacer álbumes ilustrados intenta buscar en ellos diferentes relaciones de palabras e imágenes, algo así como historias de amor:
Historia de amor nº 1: Imágenes y texto dicen lo mismo
Sergio Saves the Game © Edel Rodríguez

Historia de amor nº 4. ¿Qué haría sin ti? Las imágenes acaban la frase
Migas migrantes 
© Redondo

Historia de amor nº 6Los polos opuestos se atraen. La imagen dice lo contrario que el texto, y el contraste entre ambos significados provoca que sea más divertido
Este no es mi bombín © John Klassen


Una historia puede contarse desde diferentes puntos de vista.
Imagínate cómo cambiaría el mensaje si el texto diferiera de lo que se ve literalmente en la imagen.
Punto de vista subjetivo: salgo por la mañana fantástica cuando de repente...
Punto de vista de una roca: a ver a quién conozco hoy...


Y así terminó la conferencia. 
¿Qué te ha parecido? ¿Opinas ahora lo mismo que yo? 
Marta Altés es MÁS que una ilustradora. Es LA autora integral de álbum ilustrado.

Ojalá podamos seguir disfrutando de sus libros por mucho tiempo aunque resida en el Reino Unido.
Gracias otra vez al APIC por traérnosla.


Y recuerda, si tú también tienes un proyecto de álbum ilustrado y no sabes por dónde empezar, puedes revisar todas mis entradas bajo la etiqueta curso álbum ilustrado o inscribirte a la 2ª edición del curso CREACIÓ INTEGRAL D'UN ÀLBUM IL·LUSTRAT en Sabadell cuya fecha anunciaremos próximamente.


"¡A por ello!"- Marta Altés





¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!