lunes, 31 de diciembre de 2018

Cerrando 2018

Buah, parece que fue ayer cuando empecé el curso escolar y aquí estoy repasando mi bullet journal. Un cuaderno en el que he recopilado objetivos, citas de artista, ideas y tareas. Algunas empezadas, otras terminadas, otras postergadas. Ahora te hablaré de ellas.
Si no te las he contado no ha sido por falta de ganas, es porque no he parado. 
Dado que la Navidad, aparte de reuniones y celebraciones en familia, es época de balances, de reflexiones y de planes de futuro, voy a repasar contigo todo lo vivido en estos últimos meses:


En el post anterior comenté que aparcaba Cigronet para retomar Los 7 colores de Bet porque tenía la intención de enviarlo al concurso de álbum ilustrado Sant Joan de Déu. 
Al final me confié y no lo hice. Me organicé tan mal que en vez de apechugar y ser consecuente, elegí la vía cobarde. Como no quería "sufrir", léase trabajar a contrarreloj, no me presenté. 
Ni Cigronet ni Bet.

Eso sí, corregir trabajos y exámenes como si no hubiera un mañana, lo que hiciese falta.
¿Ves por dónde van los tiros?

Parece que no aprendo. ¿Acaso tengo que romperme la otra rodilla? (si no sabes a qué me refiero, lee este post)
Cuando los demás me exigen, soy la más obediente y trabajadora pero cuando he de rendirme cuentas ni me respeto ni me valoro.
En mi nuevo grupo de mastermind me sacaron no sólo los colores también algunas lágrimas. Pero le agradezco a Eva que no se andara con chiquitas, que me desmontara las excusas y me señalara mi talón de Aquiles: en el fondo me da miedo ser ilustradora.
Por eso no me atrevo a "soltar" Cigronet (a pesar de estar terminado hace un año) porque inconscientemente temo lo que pueda suceder después.
Sé que esto es un problema, y no es nuevo precisamente, que debo solucionar y priorizar el año que viene.


A mediados de octubre, once años después, visitamos París aprovechando el apartamento que nos cedió mi amiga Marta.
Fue una escapada breve pero acabamos sacándole petróleo a los 3 días.

Pillamos un par de guías de la biblioteca y una vez allí, planificamos qué ver y visitar. 

El primer día recorrimos las tumbas de las celebrities en el cementerio de Père Lachaise, paseamos por el Quartier Latin hasta el Boulevard Saint Germain y terminamos en la Cité.
El segundo día pasamos 7 horas non-stop (una locura, lo sé) en el Museo del Louvre admirando las pinturas francesas, italianas, españolas y del norte de Europa desde el siglo XVII hasta el XIX. ¡Acabamos empachados y agotados! También vimos la Torre Eiffel iluminada, cruzamos los Champs Elisés hasta llegar a Charles de Gaulle Etoile (Arco de Triunfo) donde a pocos metros estaba el apartamento de Rue Des Renaudes.
Y el tercer y último día pasamos delante de la Opera, recorrimos los "passages couverts" (antiguas galerías comerciales), la zona de Les Halles, el centro Pompidou y visitamos la exposición de Alphons Mucha en el Museo de Luxemburgo.
Como ya viene siendo habitual, nos pateamos la ciudad de cabo a rabo. ¡Incluso nos sobraron billetes de metro!


Septiembre, octubre y noviembre se han caracterizado por citas de artista cada vez más numerosas y variadas. En octubre nos dimos de alta en Netflix ;)

En literatura, me emocioné con Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi (¡gracias por la recomendación, Inma!). Estoy a la espera de leer algo más de este autor. También sigo el club de lectura de Nuria Pérez.

En cine:  "Lady Bird" de Greta Gerwig (2018), "Yo, Tonya" de Craig Gillespie (2018), "Ready Player One" de Steven Spielberg (2018), "Los increíbles 2" de Brad Bird (2018), "Déjame salir" de Jordan Peele (2017), "Los últimos Jedi" de Rian Johnson (2017), "Regresión" de Alejandro Amenábar (2017), "El niño 44" de Daniel Espinosa (2015), "El renacido" de Alejandro González Iñárritu (2015), "El resplandor" de Stanley Kubrick (1980), "Bohemian Rhapsody" de Brian Singer (2018), "Misión imposible 6" de Christopher Mc Quarry (2018), "El protector 2" de Antoine Fuqua (2018), "La trama (Broken city)" de Allen Hughes (2012) y "Midnight in Paris" de Woody Allen (2011). Esta última la vimos ayer a raíz de nuestra escapada parisina. Aunque no sea una de las películas más celebradas de Woody Allen, a mi me gustó. Me hizo soñar y me transportó a una época fantástica, la Belle Epoque, pero también me hizo reflexionar y valorar el momento presente.

En series de tv vimos la tercera temporada de "Fargo", "Maniac", "La maldición de Hill house", "Dark", la segunda temporada de "The Sinner" y "Manhunt: unabomber". 

En exposiciones visité "Per què? Carme Solé Vendrell" en el Palau Robert, "Stanley Kubrick" en el CCCB y "Toulouse-Lautrec y el espíritu de Montmatre" en el Caixafòrum.

En teatro -NOVEDAD- flipamos con el díptico "Àngels a Amèrica" y "Perestroika" en el Teatre LLiure. 
Me gusta obtener aprendizajes de todo lo que leo, visiono y vivo. De ahí la importancia de mantener y tener estas citas de artista.

Dentro de La semana del Álbum, el 9 y 10 de noviembre participé como asistente, no como ponente (aunque todo se andará), en el II Fòrum de l'àlbum a l'aula que se celebró en el centre cívic Pati Llimona.


El primer día conocí el interesante proyecto educativo Power of pictures iniciado hace 5 años por el autor e ilustrador británico Ed Vere junto con The Arts Council England. El programa consiste en fomentar la escritura creativa a través del dibujo a alumnos y profesores de primaria.

Tras el taller, conseguí explicarle en un inglés bastante oxidado mi propósito de vida, a raíz de conocer a Martin Salisbury en 2015 y a Marta Altés en 2017, y me dedicó uno de sus libros Cómo ser un león. Un libro que plantea la necesidad de aprender a respetar las diferencias entre unos y otros (en una sutil y velada crítica contra el presidente Trump) y enfrentarse a cualquier forma de totalitarismo o imposición de pensamiento o conducta.


El segundo día, a primera hora de la mañana Carolina Lesa Brown nos compartió su experiencia lectora con niños autistas y con necesidades especiales a través de su ponencia Cuando te presento al mundo.
Me gustó reconocer en el vídeo a una compañera de profesión, la profesora y formadora en ilustración Marián Lario y a su hijo Genís.

Acto seguido fue el turno de la escritora y poeta Mar Benegas que nos enseñó cómo y en qué medida habita la infancia en lo poético, el vínculo existente entre infancia y poesía incluso en la escuela, y las diferencias entre el lenguaje poético y el narrativo.

Carme Pardo, bibliotecaria escolar, nos contó cómo consiguió acercar el álbum ilustrado, considerado un libro infantil, a alumnos de 3º de la ESO reticentes a la lectura a través de la asignatura "Mirem, llegim i parlem de llibres".

Y antes de la comida, nos partimos de risa con las geniales ocurrencias que expresaron los niños en los talleres de filosofía para niños de Ellen Duthie a través de los materiales de Wonder Ponder.



Tras la comida, las libreras de l'Espolsada Llibres nos presentaron su club de lectura Les puces lectores para participar después en un taller práctico donde debíamos desarrollar una sesión siguiendo su metodología. 

A partir del cuento que nos propusieron, tuvimos que pensar en una actividad previa relacionada para, el día de la sesión, trabajar los aspectos del libro que más nos interesaba reforzar. 
A mi grupo le tocó Un lleó golafre de Lucy Ruth Cummings (brutal, ¡tuvimos que leerlo dos veces!) y elegimos como centro de interés: los leones. Pensamos en facilitar a los niños una imagen fotográfica de un león acompañada de la frase "Si yo fuera un león sería..." y que la completaran. 
Durante la sesión propusimos estos temas que la lectura del libro nos había suscitado: las cualidades animales, la supervivencia, la cadena trófica,... y en un nivel más elevado señalamos cómo el formato, el paso a la cuarta dimensión y las guardas también ayudaban a dotar de más significado a la obra.


A continuación fue el turno del Premio Nacional del Fomento de la Lectura 2016 y responsable del magnífico blog anatarambana, Ana Garralón, quien nos ilustró los límites de lo absurdo en aplicar lo políticamente correcto a los álbumes ilustrados. Un nuevo tipo de censura en esta época tan "democrática" donde todo es susceptible de ofender y tienes derecho a denunciar a quien te ofende.
Sirva este artículo para hacernos reflexionar un poquito.

Para terminar, Jesús Ge, maestro de escuela y poeta, nos demostró, nada más entrar, la importancia de leer en voz alta para mejorar la expresividad oral, arrinconada en favor de la expresión escrita.


Fue un fin de semana muy intenso y agotador pero muy gratificante. Si el año que viene convocan el III Fórum, seguramente repetiré.


El 11 de diciembre se dieron a conocer las ilustraciones del cuento Nit de Reis a Sabadell en la exposición del Casal Pere Quart que duró escasamente una semana.


Es la tercera vez que la asociación Bafarada versiona el cuento escrito por David Vila i Ros por encargo de l'Ajuntament de Sabadell que edita y distribuye más de 15.000 ejemplares a alumnos de los ciclos infantil e inicial de primaria.

Esta vez tuve que participar (el año pasado logré escaquearme) con dos de ocho ilustraciones que nos repartimos David, Marina y Jonatan.
Qué ilusión me ha hecho verlas, ya no sólo impresas sino ampliadas en los displays informativos como éste:


Y así cierro mi particular post de reflexión.

¿Cuál es mi valoración?
Echando la vista atrás, estoy agradecida de volver a l'Angeleta pero, y no es la primera vez que me pasa, la docencia me absorbe y he acabado perdiendo foco. 
Lejos de echar la culpa a la carga de trabajo docente, reconozco que soy yo la única responsable, la que no prioriza mi otra vocación: la ilustración.

Por esa razón al 2019 le pido, entre otras cosas más personales, no perder el foco y tener más autoestima, compromiso conmigo misma y paz mental. También ser menos exigente y perfeccionista.
¿Y tú? ¿a qué te comprometes? 

¡¡FELIZ E ILUSTRADO 2019!!





Si quieres estar al día de mis próximas actividades, ¡suscríbete al blog!

viernes, 12 de octubre de 2018

Empezando un nuevo curso con novedades a la vista

¡Cuánto tiempo! 
No recuerdo cuándo fue la última vez que nos pusimos al día, así que hoy, viernes festivo, me he dicho que te iba a actualizar ni que sean 4 líneas... Bueno, es un decir. Tú ya sabes que la síntesis no es lo mío...

Antes que nada, ¿cómo estás? ¿has cogido fuerzas tras el verano? ¿cómo has remontado septiembre?
Yo tengo bastantes cosas que contarte pero voy a resumírtelo muy mucho o me darán las mil...

1. Como era de esperar, en el instituto de Sant Cugat estoy de coña. Todo es maravilloso: mis compañeros, los alumnos, el conserje, la media jornada, el HORARIO (quienes lo han visto ya saben a qué me refiero), el ambiente, las instalaciones, todo. 
Institut Angeleta Ferrer i Sensat, 11 años después
La única "queja" es que aquí se trabaja mucho. Aparte de ser cotutora de siete alumnos de 2º de la ESO, y tutora de un "treball de recerca" de 2º de bachillerato, el equipo directivo es nuevo y súper motivado, con muchas ganas de implementar cambios para que todo vaya mejor. Y ya se sabe, adaptarse a los cambios cuesta. Vaya si cuesta...

Las primeras semanas recibía tal cantidad de correos que me sentía saturada. Un poquito de contención, por favor. Por suerte, el número de emails, notificaciones e informaciones ha ido disminuyendo conforme iba avanzando el curso. Eso sí, aún no me sé los nombres de todos. Pido un poco de paciencia, que sólo vengo a trabajar 3 días a la semana (ale, ya lo he dicho, no me odies por ello)

2. No todo han sido cambios, he mantenido las clases particulares de dibujo y cómic aunque me han salido un par más de ilustración. Ni qué decir que enseñar lo que más me gusta me encanta y ¡requetemotiva! 
Tampoco quiero pregonarlo demasiado porque no puedo coger a más alumnos. ¡No tengo más horas!
Por eso... y para solucionar una espinita clavada, tengo una NOVEDAD que contarte:

3. A raíz del curso creació d'un àlbum il·lustrat (a partir d'un conte clàssic) que impartí para docentes este verano en Terrassa, que siempre he querido ofrecer EL curso de álbum ilustrado de autoría integral. ¿La pega? No me atrevía porque la creación literaria no es mi fuerte (el taller que hice en un fín de semana de Lucía Etxebarría no era suficiente) así que tenía que pedir ayuda: buscar a una escritora de LIJ que, aparte de un buen currículum, también fuese formadora. 
Barajé un par de nombres hasta que dí con la única candidata posible: 

No sólo aceptó sino que enseguida nos entendimos a la perfección, como si fuésemos amigas de toda la vida. La semana pasada tuvimos un par de citas con dos entidades interesadas en nuestro curso (porque ya no es mi proyecto, aunque tuviese la iniciativa, sino de las dos). Ahora es cuando vas a alucinar al igual que nosotras porque... 
¡NOS han comprado el curso

Como lo lees... 
Aún tenemos que ultimar detalles pero por lo pronto, blíndate en la agenda los sábados por la mañana de MAYO y JUNIO porque es cuando vamos a impartir el curso de CREACIÓN INTEGRAL DE UN ÁLBUM ILUSTRADO restringido a 15 participantes. 

Si no quieres perderte nada, estate atento/a a mis publicaciones. Es más, te aconsejo que, si no lo has hecho antes, ¡te SUSCRIBAS a mi blog!

4. Por si no lo sabías, a mediados de septiembre creé la nueva cuenta Cucatraca de instagram donde mostrar mis proyectos de ilustración.
Cigronet sigue igual, en stand by... pero he retomado Els 7 colors de la Bet porque tengo la intención de presentarlo a un concurso de álbum ilustrado.
Propuesta de cubierta y contracubierta

Entremedio he tenido que dibujar dos ilustraciones para "Nit de Reis", el cuento de navidad que edita el ayuntamiento de Sabadell, junto con 3 compañeros más de la asociación Bafarada
Por mucho que desee que llegue el momento de que salga a la luz, no puedo mostrar nada. Es más, estaba pensando que podría reciclar una de esas ilustraciones como postal de navidad. ¿Te gustaría?

Y ya pensando en el año que viene, encontré este álbum ilustrado de La Reina de las Nieves por 3€ en una tienda de libros low cost, con la intención de retomar el proyecto que en su día le propuse adaptar a mi amiga escritora y traductora Cristina de la Cerda
© Giovanni Manna
El por qué ahora me ha dado por rescatar antiguos proyectos (Bet, La reina de las Nieves,...) se debe a que he recuperado un PLAN DE ACCIÓN que empecé a principios de año y que había abandonado, para PRIORIZAR lo realmente importante. Me he dado cuenta de que me estaba desviviendo por mi "comunidad" a costa de no ilustrar (otra vez construyendo la casa por el tejado). Así que si ves que tardo en postear las entrevistas Ilustrando a o las entradas de Cómo escribir e ilustrar un cuento y no..., no te asustes. Volveré pero no ahora, cuestión de prioridades. Me entiendes, ¿verdad?

Y esto es a grosso modo todo lo acontecido hasta el momento. ¡Te toca!
Me encantará leerte en el apartado de comentarios ;)




Si quieres estar al día de mis próximas actividades, ¡suscríbete al blog!

domingo, 16 de septiembre de 2018

Ilustrando a... Cinta Villalobos

Bienvenido/a a esta sección de entrevistas a autoras integrales de álbum ilustrado cuyo objetivo es conocer sus procesos de creación y visibilizar su obra.
 
Hoy te presento el trabajo de Cinta Villalobos.

1. Tus inicios. ¿Cuál es tu formación académica?
 
Estudié Bellas Artes en Salamanca, donde sólo había una asignatura de ilustración. Años después hice un postgrado de ilustración en Eina, en Barcelona. Aunque los cursos que más me ayudaron fueron del Inem: uno de Técnico auxiliar de Diseño Gráfico, donde aprendí a usar Photoshop, Illustrator e inDesign, y otro de auto-ocupación, donde hice un plan de empresa que me ayudó a enfrentarme a los gastos que iba a tener como autónoma.
 
¿Cuándo te interesaste por la ilustración y en especial, por el álbum ilustrado?
 
Siempre me gustó dibujar y leer, me encantaban los libros en general. El género del álbum ilustrado en sí creo que lo descubrí en 2010 por un taller de ilustración al que asistí. Fue un descubrimiento.
© Cinta Villalobos
 
2. ¿Recuerdas tus cuentos favoritos de pequeña? ¿Crees que te han influido en tu trabajo?
 
Recuerdo algunos cuentos, aunque tengo un poco mezcladas las cosas que leí de pequeña y las que leí ya de adolescente. Algunos libros que me gustaron mucho fueron "La bolsa amarilla", "Rosa caramelo", "Mathilda", "La historia interminable"... Pero también me influyó mucho el cómic (leí montones de Astérix y Mortadelo y Filemón). Y, sobre todo en la adolescencia, mi gran influencer fue mi hermano y las cosas que compraba: revistas con ilustraciones de Warhammer y manga, como la revista Shonen. Por no hablar de los dibujos animados de la televisión...
© Cinta Villalobos
Con el manga empecé a dibujar muchísimo más, lo tengo claro. No sé concretar influencias, hay montones de recursos narrativos visuales que no utilizaría si no los hubiese visto antes.
 
3. ¿Cuáles son tus referentes actuales?
 
Me encanta el trabajo de Magali Le Huche, los álbumes de Chris Haughton, Jon Klassen, Benji Davies… y un montón más, con las redes sociales descubres el trabajo de gente que, sin tener nada publicado, es buenísima.
 
4. ¿De dónde surgió la idea de tu primer libro?
 
Pues se me ocurrió de una manera bastante casual. Iba a ir a una feria y hice para vender unos cuadernillos a los que titulé "Ideas para días de lluvia", porque los había decorado con dibujos de gotas, nubes y paraguas. Y un día me puse a pensar en la lluvia y todo lo que implicaba y se me ocurrió una primera versión de la historia.
© Cinta Villalobos
5. ¿Cómo fue tu primera experiencia como autora profesional? ¿Quién te dio la oportunidad?
 
Mi primer encargo después de decidir ponerme en serio con la ilustración fue para libro de texto. Me lo hizo la editorial SM. El primer libro infantil que ilustré fue de Anaya. Y el primer álbum ilustrado que conseguí publicar, en el que había hecho texto e ilustración, fue con una editorial suiza llamada Atlantis.

 
6. Sobre el proceso de escritura, ¿cuánto tiempo te lleva escribir una historia? ¿Dónde buscas la inspiración o los posibles temas?
 
Cuando trabajo en un proyecto de álbum infantil, no hay una parte específica dedicada al proceso de escritura. Pienso en el texto al mismo tiempo que pienso en la idea del libro en general, en las páginas, hago también bocetos pequeños de las ilustraciones que pienso que irían bien en cada página.
© Cinta Villalobos
No suelo buscar ideas conscientemente, me vienen de diversas maneras, a veces viendo otros libros, a veces hablando con amigos, a veces oyendo lo que dice un niño. En mi álbum "Rabia", la idea me vino en un sueño.
 
7. Proceso y metodología, ¿cómo te organizas y trabajas? ¿Podrías describirme tu día a día?
 
Seguir rutinas no es mi fuerte. Mi día a día varía dependiendo de la carga de trabajo que tenga. Procuro no mirar ni mails ni redes sociales hasta haber estado ya un rato trabajando.
 
8. ¿Cuál es tu objetivo como autora e ilustradora? ¿Qué mensaje quieres transmitir a través de tus obras?
 
No he pensado en un objetivo en sí, si hago historias es porque me gustan y espero que le gusten a más gente. Me encantan las historias que tienen humor, las que tienen cierta poesía, las que te dejan pensando después de haber cerrado el libro, las que tienen páginas tan bellas que te dan ganas de enmarcarlas... Creo que más que un mensaje, lo que queda de los libros es una emoción. Las historias con "moraleja" no me gustan nada.
© Cinta Villalobos
 
9. ¿Estás trabajando en un nuevo libro? ¿Qué nos puedes contar sobre él?
 
Ahora mismo estoy trabajando en dos encargos: uno es una novela infantil que por primera vez no voy a ilustrar sino a escribir, y el otro es un libro infantil de cartón sobre aeropuertos que saldrá en Reino Unido.
 
Sobre mis proyectos personales... son como los bichos de este gif.
  
10. Un último consejo a las que como tú, quieran dedicarse a esto:
 
Hay muchos caminos, y a base de insistir y de equivocarse, cada uno acaba encontrando el suyo.
© Cinta Villalobos
 
Para obtener más información sobre Cinta Villalobos, puedes visitar su página web
También puede seguirla en su página de Facebook Instagram.
 
 
 
 
 
¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!

lunes, 3 de septiembre de 2018

Cómo escribir e ilustrar un cuento y no morir en el intento: la publicación (I)

¡Enhorabuena! Has terminado tu proyecto. ¿Ya has decidido cómo lo vas a publicar?

Hace unos años, en la era pre-digital, esta decisión venía determinada por las editoriales, que eran quienes delimitaban y definían el trabajo del autor, pero hoy, gracias a la democratización de los medios, la publicación de un libro es un trabajo más sencillo y económico.

Te presento tres posibles opciones. Los aspectos técnicos te ayudarán a darle un formato u otro:
1. Presentarlo a un concurso
2. Enviarlo como propuesta editorial
3. Optar por la autopublicación (a lo Juan Palomo: "yo me lo guiso, yo me lo como")

Veamos sus ventajas e inconvenientes:

1. Concursos/convocatorias/premios...


Voy a ser contundente: es difícil ganar un concurso de editorial "grande" porque ya se sabe que ese premio está concedido de antemano, prácticamente siempre a autores de la casa o bien a otros fichajes en mente con potencial para vender.
Sin embargo, esos concursos pueden ser una forma, no de ganar, pero sí de hacerte más visible. Fue lo que le sucedió a Sandra de la Prada tras presentar su propuesta de Hansel y Gretel al concurso Europe a la Carte organizado por OQO Editora en 2013. 
Mejor propuesta de ilustración para Hansel y Gretel de Sandra de la Prada

Ganó Iratxe López de Munáin, y aunque Sandra quedó finalista, la editorial se fijó en ella y le propuso publicar, meses más tarde, La cocinera del rey (2014).
La cocinera del rey © Sandra de la Prada

Podría ser que no se diera este caso, no te digo yo que no, pero imagina que quedas finalista... podrías vender este hecho como un valor destacado a la hora de mover tu maqueta posteriormente, aunque la editorial promotora del premio no te fiche.
Por suerte no todos los concursos son de "primera categoría" y la mayoría tienen como premio la publicación, además de una dotación económica bastante decente. De hecho, algunas editoriales respaldan esos concursos y son la salida a los ganadores que no están ya predeterminados en los premios más grandes.
En todo caso, deberías saber que este tipo de concursos están restringidos normalmente a obras originales o inéditas (no aceptan adaptaciones).
La mayoría de las convocatorias demandan la confección de una maqueta de texto e imágenes en esbozo y 3 ilustraciones acabadas para hacerse una idea del estilo. Otros concursos, los más ambiciosos, piden que el proyecto esté completamente acabado. Esta última opción es una inversión que debes valorar si te compensa o no.


¿Dónde buscar? 

Jorge Gómez Soto actualiza las convocatorias de Lij desde el blog Literatura infantil y juvenil actual
Buena pregunta... ¡Ojalá existiera un sitio web bien ordenado donde encontrar todas las convocatorias!, pero casi... Lo que más se le parece es el blog Literatura infantil y juvenil actual, además de estos directorios que te indico a continuación:
- Guía de concursos
- Escritores
(en los dos primeros actualizan continuamente y puedes suscribirte a sus boletines)

Aun así, para complementar la información, deberás iniciar una labor detectivesca por la red, pues los concursos caducan de un año para otro, y algunos aparecen y desaparecen como el Guadiana. Fue el caso del 18º Premi de Conte Infantil Sant Joan de Déu. Después de ser desconvocado en 2014 tras la desaparición de la editorial La Galera, fue recuperado nuevamente con la misma 18º convocatoria, pero a través del grupo Planeta. 

Cuando tengas localizados todos los concursos, sitúalos en el calendario. De esta manera podrás elaborar una planificación anual que te servirá para gestionar tu trabajo y participar activamente en aquellas convocatorias que te ayuden a generar trabajo (por eso de "cumplir" cuando hay fechas límite) y no perder grandes oportunidades.

Reseño aquí además las ferias del libro, porque también integran concursos de ilustración. Es el caso del International Award for Illustration - Bologna Children’s Book Fair / Fundación SM o el Mac Millan Prize del Reino Unido, restringido a estudiantes de escuelas de arte e ilustración.

Mi consejo es que te presentes a varios concursos, pero, si lo haces, hazlo con una estrategia. No te marques como único objetivo ganar (si ganas, tanto mejor, pero no es lo importante). Puedes quedar finalista o clasificado con alguna mención especial y aunque eso no te lleve a la publicación directa, te puede dar un nombre, un cierto estatus, lo que conecta con la siguiente opción: enviar tu maqueta como propuesta editorial.

Pero, como existe mucha literatura al respecto, lo dejaremos para la próxima entrada, ¿te parece?

Antes de despedirme, me gustaría saber si el tema de hoy te motiva tanto como para querer participar en concursos de álbum ilustrado. En otras palabras: ¿crees en la magia, en los unicornios y en tu proyecto?, ¿te gustaría conocer 7 reglas de oro para ganar un concurso de álbum ilustrado?

Suscríbete al blog y recibirás este contenido, sólo para suscriptores, en tu bandeja de entrada dentro de quince días. No lo publicaré en el blog, así que... ¡suscríbete ya! 




¿Te ha gustado este contenido?
Si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog!