viernes, 23 de diciembre de 2016

María Pascual

Esta entrada está dedicada a María Pascual i Alberich (Barcelona, 1933-2011), ilustradora y dibujante de cómic a quien la Biblioteca de Catalunya le dedicó una pequeña pero interesante exposición de originales el pasado mes de septiembre.
La muestra contaba con una selección procedente de los 3.250 dibujos que su marido, Pere Mosella, cedió al fondo de la Biblioteca de Catalunya en 2013.

Como inexplicablemente la exposición pasó bastante desapercibida, subo este vídeo:

Imágenes de María Pascual hay a montones pero la información textual, aparte de la wikipedia y alguna reseña sobre su fallecimiento, es muy escasa. Sirva esta entrada para dar a conocer el trabajo y la personalidad de esta gran ilustradora y dibujante catalana que forma parte de nuestra propia infancia.

MARÍA PASCUAL i ALBERICH nació en Barcelona el 1 de julio de 1933.
Empezó a dibujar desde muy pequeña, dedicando la mayor parte de su tiempo a esta afición.

Cuando debía tener poco más de 10 años, dibujó a su abuela sentada, haciendo media encima de un ovillo de lana. Este pequeño dibujo, realizado en un simple trozo de papel, se puede interpretar como un ejercicio de imaginación un poco inusual para una niña de posguerra, pero sobretodo es un ensayo de su posterior, rico e inconfundible estilo creativo.
"Cartas enviadas a su abuela", María Pascual. 1944-1946

A los 14 años se publica en la revista "Azucena", de la editorial Toray, un cuento de hadas titulado "El hada de la fuente".
Colección "Azucena", Extraordinario vol. 10, Ediciones Toray

A partir de entonces no cesa de dibujar para esta editorial en el campo del cómic durante bastantes años en colecciones que tuvieron mucho éxito, tales como "Azucena", "Rosas Blancas", "Serenata", "Susana" y "Guendalina".
Dibujos originales de María Pascual para la edición del cómic "Alguien tiene la culpa", 1959. Fondo de la Biblioteca de Catalunya

Después se introdujo en el campo de la ilustración a todo color.
Así, en los inicios de la década de los cincuenta, aparecen los primeros libros ilustrados por Joan Ferrándiz y María Pascual que marcaron, con su particular estilo, muy buena parte de aquellas publicaciones. Ambos ilustradores representaron en el panorama general de la ilustración infantil española un fenómeno de indiscutible popularidad.

María Pascual continuó colaborando asiduamente con la Editorial Toray, para la cual trabajaría casi en exclusiva partir de los años cincuenta, ilustrando desde adaptaciones de cuentos clásicos de Andersen, Grimm, Perrault, Dickens, Tolstoi, etc., firmadas por Eduardo Sotillos, hasta autores más modernos como Enid Blyton, Louisa May Alcott y muchos otros.

No obstante, ello no sería inconveniente para realizar trabajos esporádicos con la Editorial Bruguera como por ejemplo "Sissi" (1957) y "Cuentos de Andersen" (1958) publicados dentro de la colección "Historias Selección".

Posteriormente, pasó a trabajar para Susaeta Ediciones, dando su nombre a colecciones como "Las muñecas de María Pascual" y "Muñecas recortables María Pascual" destacando por su personal interpretación gráfica de las muñecas recortables y los cuentos troquelados.

Sin embargo, su obra más importante la realizó con el Grupo Océano donde publicó libros educativos como: "Cuentos Infantiles", "La Biblia Infantil", "Fábulas", "Las Mil y Una Noches", "Aprenda Inglés con María Pascual", "Aprendo Matemáticas", "Mi Primer Diccionario", "El Sexo Contado a los Pequeños", entre los más importantes, que fueron poco conocidos en España ya que su destino era Sudamérica y varios países de Europa.
Algunos originales de la exposición procedentes de su último período para el Grupo Océano

Su estilo ha permanecido como un clásico que, si bien no destaca por una gran expresividad y agilidad en el movimiento, sí que tiene un dominio total del color, del vestuario y del peinado de los personajes, los cuales buscaba y estudiaba en libros de indumentaria para hacer más realistas sus ilustraciones. Según confesó una vez, tuvo que hacer tantas versiones de "La cenicienta" que una vez decidía ambientarla en la corte versallesca y otra en la Rusia imperial.

En cuanto a sus personajes, los rostros femeninos se caracterizan por tener una nariz trazada con dos leves puntos y una línea apenas insinuada, enmarcados en un óvalo casi perfecto, con ojos suavemente rasgados y unas pestañas bien resaltadas, boquitas de labios carnosos y cabellos ondulados con largos bucles. Con tales rasgos, a los que unía el empleo de tintas planas y brillantes, María Pascual desarrolló una cierta estilización curvilínea y suave de los ambientes reflejados, tanto cotidianos como de carácter maravilloso o exótico, repetida con ligeras variantes en muy diversas historias, dando así la sensación de que ese contexto plástico llegaba a tener más importancia que la propia entidad del texto literario.
Dibujo original de María Pascual para la obra "Las mil y una noches", 2005

Aún así, es innegable que las ilustraciones de María Pascual han acompañado a diversas generaciones de niños y niñas. Que falleciera fue una gran pérdida ya que nos dejó un vacío enorme. Sin ella, los cuentos de ahora ya no volverán a ser como antes. Su prolífica obra testimonia una vida dedicada por entero a la ilustración y se mantuvo en ello hasta los últimos días de su carrera que, lamentablemente, acabó en 2011.

Para conocerla más:
- María Pascual, wikipedia.
- Entrevista a María Pascual a cargo de Guillem Medina, revista Toyland nº 12, marzo de 2010.

4 comentarios:

  1. Laia mea encantado, que penita su muerte, una gran dibujante, me gustan sus cuento de pequeña, gracias por esplicar nos lo todo y enseñarnos sus dibujo, sobre la exposicion seguro que ire a verla el años que viene sinfalta, besos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bertha, celebro que te haya gustado. Ya ves, una pena... Y pensar que estuve a punto de entrevistarla... :'(
      ¿Das por sentado que el año que viene volverán a hacer una exposición sobre ella? ¡Ojalá!
      Besos, guapa

      Eliminar
  2. sus dibujos eran preciosos, te trasladaban a un mundo feliz y colorido. por desgracia, nos dejó poco antes de que ruth pudiera entrevistarla. creo que llegó a hablar por teléfono con ella, y según contó, era una mujer muy agradable.
    he visto en los kioscos algún coleccionable de sus cuentos. esperemos que al final consiga el reconocimento que se merece.
    besitos y felices fiestas, laia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Chema. Eran una maravilla. Qué dominio y qué trazo tenía... por no hablar del dominio con el color... Qué pena más grande no llegar a tiempo... De hecho fue Ruth quien nos encargó a Sílvia Tarragó y a mí entrevistarla. No nos pusimos de acuerdo con la fecha y al final falleció. Es de esas situaciones en la vida que te arrepientes tanto de no haber hecho algo... En fin, ahora poco puedo hacer salvo rendirle este merecido homenaje. A ver si poco a poco, con aportaciones tan modestas como ésta, se le da el reconocimiento que como tú bien apuntas, se merece.
      ¡Felices fiestas, Chema!

      Eliminar