domingo, 17 de septiembre de 2017

Cómo escribir e ilustrar un cuento y no morir en el intento: la paleta cromática

En la entrada anterior resalté la importancia de trabajar en el storyboard antes de hacer los layouts (las ilustraciones en grande). También comenté que podíamos incluir anotaciones de color para decidir qué paleta cromática elegir para reforzar el mensaje de nuestra historia.

Además de la composición, el color es un poderoso instrumento de comunicación visual con el que podemos expresar muchas cosas.

En un álbum ilustrado el color juega un papel muy importante. Fíjate cuántas cosas podemos comunicar a través del color:

© Diana Toledano

TEORÍA DEL COLOR

El estudio de la teoría del color nos ayudará a comprender cómo funciona el color y cómo combinar colores para transmitir ideas (emociones y sentimientos) con intención comunicativa.

Aparte de la psicología del color, veremos algunos conceptos como los atributos del color, las relaciones entre colores dentro del círculo cromático y la clasificación de las gamas cromáticas.

El círculo cromático

Se trata de una ordenación de los colores primarios y secundarios (e incluso terciarios) en una rueda, de manera que se puede observar la relación que se establece entre ellos:


Colores primarios: aquellos que no se pueden obtener por mezcla. Rojo, amarillo y azul.
 
Colores secundarios: aquellos derivados de la mezcla a partes iguales de dos primarios. Naranja, verde y violeta.

Colores terciarios: aquellos derivados de un secundario y de su primario adyacente. Verde amarillento, rojo escarlata, púrpura, violeta azulado...


Atributos del color

Podemos definir un color a través de sus tres propiedades:

1. Matiz/tono: es el apellido del color. Hace referencia al pigmento por el cual designamos los colores como tales: rojo bermellón, violeta, verde amarillento, amarillo anaranjado...


2. Luminosidad/valor: es la cantidad de luz que reflejan los colores y alude a la claridad u oscuridad de un color, sin necesidad de mezclarlo con blanco, negro o gris.



3. Saturación/intensidad: indica la pureza del pigmento. Podemos "des-saturar" un color ("romper" o matar su viveza) añadiendo blanco, gris o negro, pero también podemos hacerlo con su opuesto (complementario). Con la mezcla gradual de su complementario podemos oscurecer de forma natural sin necesidad de utilizar el negro de “bote” evitando así el efecto “agujero negro”.


Gamas cromáticas

Cuando combinamos varios colores, conseguimos diferentes resultados en función de su situación dentro del círculo:


- Gama monocromática: Cuando usamos un solo color y jugamos únicamente con el matiz. Obtenemos colores uniformes y sin estridencias.

Ilustración para Google calendar nº 17 © Lotta Nieminen Paulig

- Gama de colores análogos: Cuando combinamos colores que están juntos en el círculo cromático. Es más rica que la monocromática, pero hay poco contraste entre los colores.

Ilustración para Google calendar nº 4 © Lotta Nieminen Paulig

- Gama cálida: Son aquellos colores que van del amarillo al morado o derivan de la mezcla del rojo. Crean una ilusión óptica de proximidad y la sensación térmica de calor. Son los colores recomendados para los personajes y elementos en primer término
Ilustración con colores cálidos © Lotta Nieminen Paulig

- Gama fría: Son aquellos colores que van del verde al violeta o derivan de la mezcla con azul. Crean una ilusión óptica de lejanía (profundidad) y la sensación térmica de frío. Son los colores recomendados para el fondo y los paisajes.

Ilustración con colores fríos © Lotta Nieminen Paulig

- Gama de colores complementarios: Son los colores diametralmente opuestos en el círculo cromático. Su uso establece un marcado contraste. En una composición podemos destacar un centro de interés a través de un color y supeditar el resto al complementario por contraste.


- Tríada: Consiste en elegir tres colores equidistantes en el círculo cromático que conformen la paleta. Hay que ir con cuidado, puesto que no es fácil combinar tres colores.

Colores triádricos en "Orchinfabula" © Iratxe López de Munáin

Al determinar tu paleta de colores, debes tener en cuenta si quieres una gama cromática más homogénea o, por el contrario, quieres colores muy contrastados. Independientemente de tu elección, es muy importante utilizar la misma paleta cromática en todas las páginas para mantener la lógica y la armonía a lo largo de la historia. Si coloreas al 'tuntún' parecerá un carnaval y se diluirá tu mensaje.

La paleta cromática en Salvaje de Emily Hughes se caracteriza por una clara predilección por los verdes y marrones.

En cambio, hay autores que utilizan paletas de color muy restringidas como en Es así de Paloma Valdivia:

El tema trata de cómo llegamos y nos vamos, refiriéndose metafóricamente al tránsito entre la vida y la muerte. Para ello, la autora se sirve de dos colores fuertes, el azul y el rojo que le permiten construir la página y unos pocos tonos claros que proporcionan un ritmo.

Elegir una u otra paleta de color afecta al mensaje que estás enviando. Cada color transmite un mensaje diferente. Aunque sea de manera inconsciente, las personas asociamos el color a una serie de valores o sensaciones. Normalmente esto se debe a cuestiones culturales, a nuestra experiencia y al uso que tradicionalmente se le ha dado a esos colores.

Psicología del color


La psicología del color se encarga de analizar el efecto del color en la percepción y conducta humana. En un sentido más amplio, hace referencia a los significados y atribuciones simbólicas, aunque no es una ciencia exacta porque, en función de cómo se combinen los colores, la interpretación puede ser muy distinta. De cualquier modo, en general podemos establecer estas relaciones de significado:

Rojos – Pasión, peligro, energía, acción… Es un color bastante agresivo que llama mucho la atención. El color favorito de todas las pasiones, el color del amor y del odio. El color de los reyes y del comunismo, de la alegría y del peligro.

© Ana Juan

Naranjas – Colores enérgicos, cálidos y atrevidos, sobre todo los tonos más intensos. También transmite vitalidad y juventud, porque es el color del sol.

© Owen Davey

Azules – Suele asociarse con la serenidad y la seriedad. También con la limpieza. El azul transmite confianza, por eso es muy utilizado por bancos, aseguradoras y grandes compañías. Es el color preferido, el color en la simpatía, la armonía y la fidelidad, pese a ser frío y distante, el color femenino y de las virtudes espirituales.

© Lucy Campbell

Verdes – Naturaleza, frescura, salud, ecología… Los tonos más oscuros transmiten calma, mientras que los verdes más luminosos se asocian más a la vitalidad.

© Lisk Feng

Amarillos – Igual que el rojo, el amarillo puede ser un color agresivo, pero tiende a transmitir más optimismo. El color favorito de todo lo contradictorio, o del optimismo al igual que de los celos. El color de la diversión, del entendimiento y sin olvidar de la traición.

© Roger Duvoisin

Rosas – Mientras que los tonos suaves transmiten inocencia y dulzura, los rosas más intensos se asocian a la pasión, el amor y el romance.

© Natascha Rosenberg

Marrones – Es elegante y sin estridencias. Adecuado para comunicar neutralidad, sobriedad y sencillez. Al ser colores terrestres, también se asocian con la naturaleza, el origen y la tradición.

© Helena Pallarés

Negros – Elegancia, lujo, sobriedad, autoridad… Fíjate que el color 100% negro no suele usarse casi nunca, porque tiene demasiada fuerza. Normalmente se usa un negro rebajado o un negro cromático (obtenido por mezcla de los tres primarios)

© Elicia Edijanto
Si has hecho los deberes y tienes claro qué mensaje quieres transmitir, seguro que ya empiezas a tener un poco más claro qué colores encajan con tu historia.

Si determinamos una clave de color concreta de acuerdo a esta intención, tendremos más del 50% del trabajo hecho. Aún así, aquí te dejo unos consejos finales para que aciertes con tu selección de colores:

- Incluye matices en tu paleta. Si usas una combinación de colores análogos o complementarios, incluye en tu paleta la versión oscura y la versión clara de cada color. Seguramente las necesitarás para hacer fondos o sombras.

"El vestido nuevo del emperador" © Olga Demidova

- Busca el contraste. Aunque optes por una paleta monocromática, utiliza siempre el contraste para destacar elementos y reforzar el mensaje de la composición. Por ejemplo:


- Si no lo ves claro, empieza con dos colores. Por un lado el dominante, que será el color principal, y por otro el secundario, que utilizarás para destacar elementos clave en tus composiciones.

© Lieke Van Der Vorst
Para evitar que el rojo y el verde "vibren" demasiado, la ilustradora Lieke Van Der Vorst usó "colores mediadores" como tonos neutros afines al verde y al rojo de baja intensidad así como algunos espacios en blanco.

- Encuentra tu tono. Investiga álbumes ilustrados similares para identificar los colores dominantes y desmárcate, busca la diferenciación.

Diferentes estilos y paletas cromáticas de "Alicia" por Benjamin Lacombe, Aitch y Muti

Si antes de empezar buscas simplemente paletas armoniosas, échale un vistazo a este par de enlaces. Encontrarás paletas de color increíbles:
http://design-seeds.com/
http://www.colourlovers.com/

En la próxima entrega veremos las técnicas más usadas, y las ventajas e inconvenientes de usar una u otra dependiendo de tu trazo y del "estilo" (tono) de tu historia.

Ahora te toca a ti. ¡Manos a la obra!


Si quieres profundizar en la psicología del color, te recomiendo el libro del mismo título, Psicología del color, de Eva Heller, de la editorial Gustavo Gili.
También puedes leer la reseña del libro que Chema García ha escrito aquí.


Si tienes alguna sugerencia, recomendación, o pregunta, me encantará leerla en el apartado de comentarios.

Y si no quieres perderte el siguiente post, ¡suscríbete al blog! 
¡Nos leemos dentro de quince días en la próxima entrada!

12 comentarios:

  1. me ha encantado esta entrada. los colores son longitudes de onda, por lo que existen modelos matemáticos sobre el color. la proporción de colores primarios y su intensidad se puede cuantificar.
    recuerdo que en los tebeos de bruguera, había historietas largas de estas de 44 páginas que originalmente se publicaban por entregas en las revistas y luego se publicaban en un álbum de la colección olé. y a veces cambiaban de paleta de color de un episodio a otro. pasaban de usar una gama más 'marronácea' a otra más luminosa, y resultaba extraño.
    el libro de 'psicología del color' es muy interesante. es un poco denso pero merece la pena leerlo.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien que te haya gustado, Chema!
      Sí, la luz es el único espectro visible de las radiaciones que contiene diferentes longitudes de onda (colores). Esto lo explico en la asignatura de 2º de bachillerato "Cultura audiovisual" pero estas explicaciones físicas aquí, como comprenderás, se exceden un poco :P
      Ya que te has empapado de cabo a rabo "La psicología del color", si te parece, editaré este post para añadir la reseña que hiciste del libro en tu blog ;)

      Eliminar
  2. He visto la primera imagen y he pensado... Esa cinta de washi la tengo yo. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje... Tuve que ponerte los créditos porque no recordé si esta foto la robé de facebook o instagram (soy un poco urraca). Me pareció buenísima para introducir este post sobre el color.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      Dentro de 15 días publicaré otro dedicado a las técnicas gráficas. Espero que te guste tanto como éste ;)

      Eliminar
  4. Me ha encantado el artículo. Completísimo y con un análisis de los colores apasionante. Me lo guardo, ya que seguro lo usaré muchahttps://cucatraca.blogspot.com/logout?d=https://www.blogger.com/logout-redirect.g?blogID%3D3282382993624376408%26postID%3D6442993770065913305s veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Aritz. Me alegra saber que te resultará de utilidad. Cualquier duda o pregunta, ya sabes ;)

      Eliminar